sociologiafiscal

Posts Tagged ‘inspectores hacienda’

“When you commit fraud, everybody pays” // “Lo que defraudas tú, lo pagamos todos”

In Fiscal fraud, Fraude Fiscal on 23/06/2014 at 11:45

Last week it made me very happy to see the latest advertisement of the Spanish Tax Office (AEAT) on TV with the following slogan: When you commit fraud, everybody pays“. In my own opinion, it explains properly the main essence of tax fraud: insolidarity.

It´s been a very long time since the successful advert “We are all the Tax office”, for this reason, it seems that AEAT had forgotten in its advertising campaigns to make citizens aware of the importance of paying taxes and reject fiscal fraud (and fraudsters). Nevertheless, it has made a strong comeback with this recent advertisement.

These kinds of initiatives can´t be isolated but should be hand in glove with other educational and informative measures. The first step would be to relaunch its Fiscal Education Program at schools.

Making use of a clever sentence used by an elementary school child addressing a fraudster during a writing competition held by AEAT:  “If all of us are the Tax Office, who are you?”; now  I´d say: “If we have to pay both our taxes and the part unpaid by fraudsters, don´t you think it would be better to reject fraudsters rather than join them?”.

Could you please recommend to us any other good examples to make citizens aware of tax paying or other democratic duties? Do you think measures to make better citizens are or aren´t effective?

Waiting for your opinions! __________________________________________________________________________

No soy mucho de televisión, ni mucho menos de publicidad pero el otro día con la televisión puesta me alegró el oído escuchar el siguiente eslogan: “Lo que tú defraudas, lo pagamos todos. Se trata de una serie de anuncios financiados por la AEAT, que desde mi punto de vista recoge la esencia de lo que provoca el fraude: insolidaridad con tus conciudadanos.

Desde el “Hacienda somos todos”, creo que la AEAT había centrado todos sus esfuerzos comunicativos en campañas como la del IRPF, olvidando diseñar una buena campaña de sensibilización y concienciación acerca del pago de los impuestos y el rechazo hacia el fraude (y los defraudadores).

Si bien es cierto que estos valores democráticos de cumplimiento con las obligaciones tributarias deberían comenzar desde la edad escolar, no se han de olvidar los recordatorios (de carácter informativo o comunicativo) hacia los adultos. Estos nuevos spots publicitarios sin duda son un buen ejemplo y confío en que no se queden en una acción puntual, sino que vengan acompañadas de otras acciones en la línea como: reforzar su Programa de Educación cívico-tributaria o apoyar el desarrollo de otras medidas informativas y comunicativas para adultos.

Haciendo uso del ingenio de un niño de primaria en un concurso de redacción organizado hace años por la AEAT que terminaba su participación diciendo: “Y si Hacienda somos todos, ¿quién es usted?”; con este anuncio lanzaría la siguiente reflexión: “Si pagamos lo nuestro y lo de los defraudadores, ¿no es mejor rechazar sus actos que unirse a ellos?”.

¿Se os ocurren otros buenos ejemplos de anuncios en televisión, radio o prensa de sensibilización sobre impuestos u otras materias? ¿Creéis que este tipo de iniciativas son efectivas para educar a los ciudadanos en sus responsabilidades democráticas?

Sigamos reflexionando…

Anuncios

Fiscal snitches: yes or not?//Chivatos fiscales: ¿sí o no?

In Educación Fiscal, Fraude Fiscal on 27/02/2014 at 12:00

Fighting against fiscal fraud is and will be one of the main challenges for Tax Administration in order to obtain more revenue by enforcing tax responsibilities on taxpayers and punishing those who don´t comply with their duties.

One of the last measures proposed by the Spanish Organization of Tax Inspectors (IHE) was to create a new target of tax collaborators of the Tax Administration who  would be paid to help with fiscal fraud. Even though the tax inspectors´role is key in fighting against fiscal fraud, this proposal is interesting in terms of getting the collaboration of citizenship in this challenge: improving the culture of tax-paying.

From my point of view, the implementation of this measure in Spanish culture would involve more ethical troubles than in the States or in Germany where this measure was already implemented successfully. The people who would be paid by Tax Administration for providing information about fellow citizens would be criticized as snitches here in Spain, instead of as collaborators of the democratic system. Nevertheless, I ask myself whether the Spanish population would disagree with fraudsters (regarding surveys about Spanish fiscal opinion) and even when we complain about fiscal fraud scandals, Why don´t we collaborate in reporting them? Would´t it be more responsible to collaborate with the Tax Administration?

In my opinion, this measure would be a great citizen participation opportunity to improve the public responsibility in paying taxes. Reporting fiscal fraud cases would help to extend and to improve the culture of tax-paying in Spain as well as to reject fiscal fraud  by viewing it as an antisocial and discordant attitude.

What is your opinion about it? Do you agree with the IHE´s measure? Would you be willing to be a collaborator of the Tax Administration?

Waiting for your opinions!

 

____________________________________________________________________

La lucha contra el fraude es y será uno de los objetivos principales de cualquier Administración Tributaria con el fin de obtener los niveles más altos de recaucación, haciendo cumplir las obligaciones tributarias a todos los contribuyentes y penalizando a aquellos que no las cumplan.  

Una de de las últimas medidas propuestas por la Organización española de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) ha sido la de crear una figura de confidentes fiscales que sean remunerados por informar a la AEAT sobre algún tipo de fraude tal y como se informa en esta  noticia. Si bien es cierto que la labor de los inspectores de hacienda es clave en la lucha contra el fraude, esta propuesta plantea del interés o la pertinencia de contar con la colaboración de la ciudadanía en el cumplimiento de una de las obligaciones democráticas de todo ciudadano: el pago de sus impuestos.

Aunque es una medida ya implantada con éxito en otros países como Estados Unidos o Alemania, desde mi punto de vista, creo que tendrá implicaciones éticas más controvertidas para su inserción en una cultura como la española. En España estos denominados confidentes fiscales, con casi total seguridad serán vistos por sus conciudadanos como “chivatos” puesto que el contar algo de alguien por dinero, suena a eso, a chivatazo. De ahí que dudo que vaya a ser bien visto el formar parte dentro de este nuevo perfil de colaboradores de la Administración Tributaria española. Sin embargo, yo me pregunto: si el ser defraudador está mal visto por la ciudadanía española (como así lo demuestran las encuestas de opinión fiscal en nuestro país) y “pataleamos” cuando nos enteramos de sonados casos de fraude e incluso de aquellos menores que se producen a nuestro alrededor, ¿por qué entonces no ayudar a denunciarlos? ¿acaso no sería más ético desde el punto de vista de un ciudadano responsable, el colaborar en la lucha contra el fraude? 

Para mí, esta nueva medida sería una buena oportunidad de participación ciudadana ayudando a hacer cumplir nuestras responsabilidad ciudadanas, en este caso el pago de impuestos. Serviría para ir forjando una denuncia ciudadana hacia el fraude, extendiendo la conciencia fiscal de lo importante que es cumplir con las obligaciones tributarias así como rechazar el fraude como actitud incívica e insolidaria con lo que sí pagamos religiosamente los impuestos que nos corresponden.

Y vosotros qué pensáis: ¿Os parece una medida oportuna o no la véis viable para la cultura de nuestro país? ¿Vosotros os ofreceríais a colaborar como confidentes para la AEAT o no?

¡Reflexionemos, espero vuestras opiniones!

¿Se ha agotado el sistema tributario español?

In Sistema tributario on 21/05/2013 at 09:30

Hoy me hago eco de esta noticia fruto del XIII Encuestro Tributario que congrega a inspectores de hacienda y especialistas tributarios.

Las conclusiones son claras: el sistema tributario español está agotado, y lo afirma el presidente de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE). Se aboga por un cambio total de las viejas estructuras y parece que la actual crisis económica sería el contexto idóneo para tomar decisiones e intentar “arreglar” las deficiencias de las que nuestro sistema tributario adolece.

Desde el punto de vista de la sociología fiscal, como ya he apuntado en este blog en varias ocasiones, nuestro sistema tributario es visto como poco progresivo y bastante injusto por la ciudadanía española. Estas cuestiones están directamente relacionadas con cuestiones propiamente técnicas del propio entramado del sistema, a las que apuntan con acierto los inspectores de hacienda: excesiva dependencia de recaudación de las rentas del trabajo (entre el 80-90% frente al 10% del impuesto de sociedades); escasa progresividad del sistema en el IRPF; desequilibrios por haber desaparecido en algunas CC.AA. el impuesto sobre patrimonio y el de sucesiones y donaciones y en otras no; sistema de incentivos fiscales de los que se benefician principalmente las grandes empresas y nos las PYMES; etc…

Si bien es cierto que los ciudadanos de a pie no son expertos tributarios, no cabe duda que son conscientes de las injusticias y desequilibrios de nuestro sistema, lo que afecta muy directamente en su actitud y responsabilidad fiscal. Y asimismo ocurre con el caso de los autónomos o pequeños empresarios, quienes sufren en sus propias carnes las deficiencias y desigualdades del sistema.

Una empresa pequeña no puede pagar más que una más grande; un ciudadano de clase media no puede tener la sensación de que paga más impuestos que un rico; y no es nada justo que si una persona madrileña recibe una donación pague mucho menos que si la recibiese viviendo en Andalucía (por la diferencia de tipos en el impuesto de sucesiones y donaciones entre CC.AA).

No cabe duda de que los sistemas tributarios deben irse adaptando a la evolución del país, y el nuestro se está quedando atrás de todas aquellas reformas necesarias para mejorar su eficiencia de recaudación y el respeto por los principios básicos. Creo que en cuestiones técnicas hay que dejar hablar a los especialistas, ¿y quiénes van a saber más del sistema tributario que los inspectores de hacienda?

Y al margen de las cuestiones técnicas, pero también de suma importancia, hay que tener en cuenta que de no hacerse una reforma de calado del sistema tributario, los contribuyentes se van a ir alejando más y más de sus responsabilidades y justificando en mayor medida las actitudes defraudadoras, ¿no estáis de acuerdo?

Sigamos reflexionando…