sociologiafiscal

Archive for the ‘Fraude Fiscal’ Category

Elusión fiscal, asesores y responsabilidad/ Tax avoidance, tax advisors and responsability

In elusión fiscal, Fraude Fiscal, paraísos fiscales, Uncategorized on 14/09/2016 at 10:30

¿Somos los contribuyentes responsables de las decisiones de nuestros asesores fiscales? Parece que sí en la medida de los últimos caso de fraude fiscal en donde, independientemente de que el contribuyente sancionado hubiera acatado las recomendaciones de su asesor fiscal (véase por ejemplo el caso de Messi, al que los medios tachan de “ignorancia deliberada“) es él quien paga la multa o va a la cárcel.

Las grandes fortunas y las no tan grandes, se dejan asesorar en cuestiones tributarias y en la mayoría de las ocasiones, dan por buenas y válidas las decisiones de sus asesores fiscales.

Como no todos los ciudadanos saben, no es lo mismo evadir que eludir impuestos. Cuando hablamos de “elusión fiscal”, nos referimos al intento de reducir el pago de los impuestos que tiene que pagar un contribuyente dentro de los límites definidos por la ley aprovechándose de lagunas legales o del uso de paraísos fiscales; mientras que la “evasión fiscal” trata de reducir o eliminar completamente el pago de impuestos a través de métodos al margen de la ley.

Los asesores fiscales hacen uso general de la “ingeniería tributaria” para eludir impuestos y de este modo, ahorrar dinero a sus clientes. Aunque se trata de fórmulas que están dentro de la ley, no dejan de ser decisiones amorales o poco éticas que buscan burlase de los controles del Fisco.

Hace poco más de un año, en una de mis consultorías sobre medidas sociales de lucha contra el fraude, recomendaba acciones de la Administración Tributaria con los asesores fiscales con el fin de lograr mayores cauces de cooperación y colaboración para evitar al máximo estas actividades elusivas (estrategias de cooperación colaborativa). Y cuál fue mi sorpresa hace unos días cuándo leí aquí que Reino Unido multará a aquellos asesores fiscales o bancos que ayuden a sus clientes a buscar fórmulas para evadir impuestos.

¿Creéis que esta decisión de UK debería extenderse al resto de países europeos? ¿Es justo que sean los contribuyentes quienes sufran las sanciones cuando las decisiones han sido tomadas por otros?

Sigamos reflexionando…

________________________________________________________

Are the taxpayers responsible for the decisions taken by our tax advisors?  Independently that who takes the decision, we as taxpayers are who pay penalties and go to jail (as for example “the Messi case“).

Most of the times, the taxpayers approve the decisions of their tax advisors.

It is not the same to evade that to avoid taxes. Tax avoidance is entirely legal and is where you take steps to minimise your tax bill, exploiting loopholes in the law. While tax evasion is where you deliberately break the rules, therefore, illegal.

Recently, whitin the framework of a consultancy about social mesaures against tax fraud, I recommended to introduce cooperative strategies with tax advisors to one Tax Administration. And several days ago I read here how the UK approved penalties for banks and tax advisors who help to their clients to avoid taxes.

Do you agree with the UK decision? Do you think the UK measure should be extended to the rest of European countries? Is it fair that the taxpayers suffer the consequences of the decisions of their tax advisors?

Awaiting your opinions!

Anuncios

Español para gastar y panameño para ahorrar// Half Spanish, half Panamanian

In Fraude Fiscal, paraísos fiscales on 12/04/2016 at 17:20
  • Encantado, ¿de dónde eres?”
  • “Hola, un placer. Depende cómo se mire: soy mitad español porque es allí vivo, voy al hospital, llevo a mis hijos al colegio, utilizo sus carreteras y cobro mi baja por enfermedad; pero soy mitad panameño porque allí guardo mis ahorros.”
  • Ah, ¿pero eso es legal en España?”
  • “Bueno, tener dinero en un paraíso legal no es delito y mis asesores me  recomendaron que así podría ahorrarme un buen pellizco.”
  • “Tener dinero en un paraíso fiscal puede no ser delito, pero sí lo es no tributar por él.”. 

Esta conversación es totalmente ficticia, ya que la identidad nacional no suele estar supeditada a la disyuntiva entre ingresos y gastos públicos sino que se asume por lugar de nacimiento o residencia. Pero, ¿cómo de español es alguien que hace uso y disfrute del gasto público de su país pero no paga impuestos por todo lo que gana? La responsabilidad tributaria, esto es, el pago de los impuestos, es una obligación de todo ciudadano y por ello, ¿hasta qué punto es patriótico aprovecharse de los derechos pero no de las responsabilidades ciudadanas?

La semana pasada dio comienzo la campaña sobre la Renta (IRPF) en España, y el mismo día se filtraba el escándalo de los “Papeles de Panamá” (#panamaleaks). Se han sacado a la luz infinidad de empresas (personas jurídicas) e individuos (personas físicas) de todo el mundo que evadían impuestos a través de compañías offshore (explicación aquí sobre qué son estas compañías).

Los patrimonios ocultos en los paraísos fiscales ascienden a 28 billones (con B) de euros, lo que equivale a 28 veces el producto interior bruto (PIB) anual de España y al 40% del PIB mundial, según un informe del economista James S. Henry de Tax Justice Network. ¿Cuántos hospitales, colegios, carreteras, pensiones y gasto en I+D+i podría sufragarse con ese dineral?

Este problema de la lucha contra el fraude no es español, sino europeo y mundial. Según la Comisión Europea, el fraude y la evasión fiscal privan a la UE y a sus estados de la recaudación de un billón de euros anuales. Por ello, no cabe duda que el control del problema debe ser comunitario e incluso global puesto que trasciende a la capacidad de gestión de los Estados-nación. Es por ello que podríamos preguntarnos: ¿se están haciendo suficientes esfuerzos contra los paraísos fiscales? ¿Qué capacidad tiene la UE sobre el tema cuando muchos de estos paraísos están fuera del ámbito comunitario? ¿Es suficiente poner el foco en las grandes empresas o habría que ir más allá?

¡Espero vuestras opiniones!

Sigamos reflexionando…

______________________________________________________________

  • “Hello, where are you from?”
  • “Hi, nice to meet you. It depends on if we are talking about public expenditure, then I´m Spanish but talking about savings, I´m Panamanian”
  • “Wow, is that legal in Spain?”
  • “Well, it is not illegal to have money in a tax heaven and furthermore, I was encouraged by my tax advisor.”
  • “Maybe tax evasion is not illegal but it is indeed the simple act of not informing and not paying taxes for that amount of money you have in that tax heaven.”. 

In fact, this conversation is fictitious because the national identity is not created by a dilemma between how many public savings and how much public expenditure you enjoy from your country. Nevertheless, how much of a Spaniard is someone who evades taxes? Tax responsibility is a citizen´s duty and for that reason it would not be patriotic not complying with it.

Last week the Spanish Income Tax Campaign started and at the same time, “The Panama Papers” (#panamaleaks) came to light.

According to Tax Justice Network, the personal assets hide in tax heavens add up to 28 billion of Euros. It is equivalent to 28 times of the Spanish GDP and 40% of global GDP. How many hospitals, schools, highways, pensions or how much research and development could be paid with that amount of money?

The fight against tax fraud is not only a Spanish problem but also an European and more so a global issue. In fact, according to European Commission, tax fraud and tax evasion take one billion of Euros per year from European countries.

There is not doubt that this problem should be managed by communitarian or global institutions. Do you think the politicians are making enough efforts against the creation of tax heavens? What kind of matters could be managed by the EU? Are the big enterprises the only problem?

Waiting for your opinion!!

Summer holidays / ¡Felices vacaciones!

In Fraude Fiscal on 28/07/2014 at 12:42

It´s summer holidays in Spain although I´ll be working.

This parody-video about how to evade taxes is highly reccomended:

Have fun and see you in September!

_____________________________________________________

En España ya es verano, estamos de vacaciones (unos más que otros). No quería irme sin desearos felices vacaciones y proponeros que veáis este video-parodia sobre la evasión de impuestos.

Que disfrutéis del veranito, yo seguiré trabajando.

¡Volvemos en septiembre!

Sigamos reflexionando….

“When you commit fraud, everybody pays” // “Lo que defraudas tú, lo pagamos todos”

In Fiscal fraud, Fraude Fiscal on 23/06/2014 at 11:45

Last week it made me very happy to see the latest advertisement of the Spanish Tax Office (AEAT) on TV with the following slogan: When you commit fraud, everybody pays“. In my own opinion, it explains properly the main essence of tax fraud: insolidarity.

It´s been a very long time since the successful advert “We are all the Tax office”, for this reason, it seems that AEAT had forgotten in its advertising campaigns to make citizens aware of the importance of paying taxes and reject fiscal fraud (and fraudsters). Nevertheless, it has made a strong comeback with this recent advertisement.

These kinds of initiatives can´t be isolated but should be hand in glove with other educational and informative measures. The first step would be to relaunch its Fiscal Education Program at schools.

Making use of a clever sentence used by an elementary school child addressing a fraudster during a writing competition held by AEAT:  “If all of us are the Tax Office, who are you?”; now  I´d say: “If we have to pay both our taxes and the part unpaid by fraudsters, don´t you think it would be better to reject fraudsters rather than join them?”.

Could you please recommend to us any other good examples to make citizens aware of tax paying or other democratic duties? Do you think measures to make better citizens are or aren´t effective?

Waiting for your opinions! __________________________________________________________________________

No soy mucho de televisión, ni mucho menos de publicidad pero el otro día con la televisión puesta me alegró el oído escuchar el siguiente eslogan: “Lo que tú defraudas, lo pagamos todos. Se trata de una serie de anuncios financiados por la AEAT, que desde mi punto de vista recoge la esencia de lo que provoca el fraude: insolidaridad con tus conciudadanos.

Desde el “Hacienda somos todos”, creo que la AEAT había centrado todos sus esfuerzos comunicativos en campañas como la del IRPF, olvidando diseñar una buena campaña de sensibilización y concienciación acerca del pago de los impuestos y el rechazo hacia el fraude (y los defraudadores).

Si bien es cierto que estos valores democráticos de cumplimiento con las obligaciones tributarias deberían comenzar desde la edad escolar, no se han de olvidar los recordatorios (de carácter informativo o comunicativo) hacia los adultos. Estos nuevos spots publicitarios sin duda son un buen ejemplo y confío en que no se queden en una acción puntual, sino que vengan acompañadas de otras acciones en la línea como: reforzar su Programa de Educación cívico-tributaria o apoyar el desarrollo de otras medidas informativas y comunicativas para adultos.

Haciendo uso del ingenio de un niño de primaria en un concurso de redacción organizado hace años por la AEAT que terminaba su participación diciendo: “Y si Hacienda somos todos, ¿quién es usted?”; con este anuncio lanzaría la siguiente reflexión: “Si pagamos lo nuestro y lo de los defraudadores, ¿no es mejor rechazar sus actos que unirse a ellos?”.

¿Se os ocurren otros buenos ejemplos de anuncios en televisión, radio o prensa de sensibilización sobre impuestos u otras materias? ¿Creéis que este tipo de iniciativas son efectivas para educar a los ciudadanos en sus responsabilidades democráticas?

Sigamos reflexionando…

¿Hay que multar a aquellos ciudadanos que hagan mal uso de los servicios públicos?// Is it necessary to fine citizens for misuse of public services?

In Fraude Fiscal on 08/05/2014 at 11:40

Hace varias semanas me hice eco de esta noticia en donde el propio presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) rechazaba la opción del “copago”, pero sin embargo defendía el imponer multas a pacientes por su mal uso de los servicios sanitarios. Pero, ¿qué se entiende por mal uso? El presidente de la OMC ponía ejemplos como: el caso de los enfermos que no se retiran de la lista de espera una vez son atendidos o la duplican intencionadamente en dos Comunidades Autónomas (para ganar tiempo); aquellos que no recogen las pruebas diagnósticas que se les han practicado; o bien esos pacientes que acuden antes a urgencias que al centro de salud, para cuestiones sin gravedad.

Estas cuestiones, sobre las que reconozco que ya había reflexionado con anterioridad, me hicieron replantearme cómo este argumento podría extrapolarse al resto de oferta de servicios públicos y prestaciones sociales.

Quizás el caso sanitario y el educativo sean los servicios con mayor nivel de uso entre los ciudadanos, y por ello cuenten probablemente con mayor nivel de “abuso”. Para el caso de la sanidad valdrían los ejemplos de mal uso expuestos anteriormente, y para el caso de educación destacaría por ejemplo: el falsificar los ingresos en el IRPF para conseguir una beca escolar; el acceder a una plaza universitaria pública y no lograr un aprovechamiento óptimo de las clases (por pasarse jugando al mus la carrera entera o sucedáneos); etc. Pero desde mi punto de vista, y por lo que observo a mi alrededor, son muchos los “abusos” de los ciudadanos sobre los servicios públicos y prestaciones sociales, y yo concuerdo absolutamente que con el presidente de la OMC en la idoneidad de multar por ese uso incorrecto aunque sin olvidar las labores de educación e información.

En España, ya hay ejemplos en otros servicios públicos en que se aplican multas por uso indebido, véanse: el abuso de los sistemas de limpieza municipal (cacas de perro, micciones en la vía pública, etc) o las multas de tráfico por exceso de velocidad o aparcamiento indebido. ¿Y por qué no imponer también multas para los casos de sanidad o educación? ¿Acaso las personas no saben que: comprar recetas con otra tarjeta subvencionada que no es la propia o  pedir una beca escolar “trucando” la declaración de la renta el año anterior es fraudulento? ¿Por qué surgen tantas voces críticas entonces cuando se habla de multas sobre este tipo de casos?

Porque el fraude sobre el gasto público también es fraude, tal y exponía en este post antiguo, hay que reflexionar sobre cómo gestionar políticamente ese mal uso de los servicios públicos y prestaciones sociales que hasta ahora están exentos de multas. No me cabe duda que estos comportamientos al margen de la ley se deben principalmente a una falta de honradez conciencia cívica, por lo que serán necesarias labores educativas sobre el buen uso de estos servicios públicos y prestaciones sociales, así como medidas de información sobre su valor social y económico. Pero, desde mi punto de vista, hay que encontrar un equilibrio entre la coacción real basada en multas, y una coacción simbólica basada en mejor información, transparencia y mayor educación. Vosotros qué pensáis: ¿estaríais a favor de implantar multas por el mal servicio de servicios sanitarios o educativos?

Sigamos reflexionando…

____________________________________________________________________________________

Several weeks ago I read this article where the head of the Spanish Medical Association (OMC) proposed that patients who go to hospital emergency rooms when their conditions are not considered urgent should pay for services. 

Examples of “abuse” of medical services, according the head of OMC, include patients who don´t take  their names off the waiting list after they are seen by a professional, or when they sign up on multiple lists to ensure they get an appointment quicker. Is it not feasible to extrapolate these fines for other public services and benefits?

Healthcare and educational public systems are those with more clients and in that sense, probably they have a higher level of misuse. Previous examples of  “abuse” in healthcare system were exposed, and in terms of education: people who forge personal revenues to get a scholarship or those who don´t make the most of public university (playing cards all the time) are misusing our public educational system. From my point of view, under no circumstances can we accept the misuse of public services in Spain; and in this sense, I refuse to believe there is nothing we can do to reverse the current trend and I agree with imposition of fines.

In Spain we already have other examples of fines for misusing public services: public system of cleaning (dog mess or people urinating in the street) or traffic tickets. Why don´t we can fine for misusing public services of education and healthcare? Are people not aware of this “abuse”? Why are there so much criticism about this issue?

Because fraud in public expenditure is also fiscal fraud, we should think about that. Fundamentally it is an ethical and moral problem so it´s certainly a matter of public management. Spanish politicians and Tax Administration should find the best balance between measures of education,better information and fines. Do you or don´t you agree?

Looking for your opinions!

 

 

 

¿Hay cabida para implementar medidas de información, comunicación y educación en la lucha contra el fraude en España o no?// Is there or isn´t there place to implement social, educational and communicative measures for fighting against fiscal fraud in Spain?

In Fraude Fiscal on 10/04/2014 at 12:00

Hace unos meses recibí una propuesta para colaborar con la Fundación Alternativas, ya que estaban preocupados por las continuas subidas de impuestos. Me trasladaron su convencimiento de que existían otras alternativas para conseguir elevar la recaudación tributaria, principalmente gracias a una mejor de la lucha contra el fraude.

Por mi experiencia profesional, les trasladé una serie de opciones desde el punto de vista de la Sociología Fiscal para luchar contra el fraude las cuales se han visto materializadas en este informe que fue presentado la semana pasada. Y aquí también tenéis algunas de los principales artículos en prensa sobre el mismo: Nota de prensa Fundación Alternativas, El País, Expansión, EuropaPress, ElConfidencial, DiariodeNavarra, etc…

Este trabajo analiza la percepción social del fraude en España para proponer una serie de medidas sociales (segmentadas por tramos de edad) necesarias en el marco de la Administración Tributaria española. Se trata, por tanto, de detectar los desafíos que tiene la el fraude en nuestro país desde un punto de vista sociológico.

En un contexto de crisis como el actual, el fraude fiscal se erige como uno de los principales problemas de la economía española. y, en este sentido, el desarrollar medidas para hacerle frente debería ser una de las prioridades del ejecutivo. Sin embargo, un balance crítico permite afirmar que la lucha contra el fraude fiscal en nuestro país apenas presta atención a las medidas sociales, a pesar de contar con estudios demoscópicos que deberían servir para analizar apropiadamente la opinión fiscal de los españoles.

La experiencia de las Administraciones tributarias más modernas y desarrolladas, con menores niveles de fraude entre sus contribuyentes como son la australiana o la canadiense, permite afirmar que para elevar los niveles de cumplimiento fiscal voluntario y conseguir una ciudadanía que rechace frontalmente el fraude es necesaria una apropiada atención e inversión en medidas sociales, educativas y de comunicación.

Para concluir y de acuerdo con encuestas recientes, las actitudes fiscales de los españoles están empeorando y desde mi punto de vista es debido principalmente a la falta de educación fiscal y a incorrectas (o incluso inexistentes) campañas de información y comunicación sobre impuestos. La mayoría de los españoles e incluso muchos economistas no están de acuerdo con medidas enfocadas a la población en general mientras la clase alta y los políticos no den ejemplo. Pero sin embargo, en mi opinión la Administración Tributaria española debe encontrar un equilibrio entre la coacción real y la simbólica (este tipo de medidas) para informar adecuadamente sobre cuestiones tributarias a sus ciudadanos.

¿Realmente creéis que no hay cabida en España para este tipo de medidas? ¿Estamos los españoles suficientemente informados y educados sobre el por qué y el para qué de los impuestos? En caso de asumir el pago de los impuestos como una obligación democrática (que en realidad es lo que es), ¿creéis que los niveles de fraude fiscal serían tan elevados en nuestro país?

Sigamos reflexionando…

___________________________________________________________________________________

Last November I was asked to collaborate with the Spanish think tank “Fundación Alternativas“. They were very worried about the continuous increase of taxes in Spain but nevertheless, they are convinced of the existence of other alternatives for obtaining more revenues in our country, especially in terms of new measures for fighting fiscal fraud.

From my professional experience, I explained to them the sociological possibilities to combat fiscal fraud. The theoretical measures made room for a technical and practical report  (no English version) in which conclusions were presented last week.

This paper analyses the social perception of fiscal fraud in Spain in order to propose several social measures by age groups, which are necessary for the Spanish Tax Administration. Understanding of the motives of taxpayers and their attitudes and behavior towards taxation can improve both voluntary compliance and the efficiency of the tax administration. Therefore, the main purpose of this report is to explore all challenges regarding Spanish fiscal fraud from a sociological point of view.

In the current crisis context, fiscal fraud is one of the main problems of the Spanish economy and as a consequence, measures are strongly required to combat it. Nevertheless, it is confirmed that the fighting of fiscal fraud in Spain is not taking into account social measures in spite having relevant surveys about the fiscal opinion of Spaniards.

There are observed differences, not related to enforcement efforts, in the levels of compliance across countries and cultures. According to the more developed Tax Administrations such as those of Australia or Canada, where tax compliance level is higher than Spain, the importance has been proven of the implementation of social, educational and communicative measures to obtain higher voluntary compliance and encouraging more responsible citizenship.

To conclude, according to recent polls, fiscal attitudes of Spaniards are getting worse and I believe it is a question of a lack of fiscal education and incorrect (or even absence of) communicative or informative campaigns about taxes. Most of the Spanish citizens and many economists disagree with measures against fiscal fraud for general society whilst rich people and politicians don´t provide an example in their behaviour. On the other hand, in my opinion Spanish Tax Administration has to balance real coercion and “symbolic” measures (informative, communicative and educational) in order to properly inform Spanish citizens about taxes.

Do you truly believe there is no place for these kind of sociological measures in Spain? Are Spaniards educated and informed enough about why and what we pay taxes for? If paying taxes was perceived as a democratic duty, would fiscal fraud levels be so high in our country?

Waiting for your opinions!

The fiscal lottery game is a double-edged sword// El doble filo del juego de la lotería fiscal

In Conciencia Fiscal, Educación Fiscal, Fraude Fiscal on 20/03/2014 at 12:00

According to my professional experience in Latin America, I have read about several projects in those countries related to “fiscal lottery“, for example the Salvadoran and Paraguayan cases. On one hand, these kind of initiatives -giving rewards to taxpayers who require receipts- are useful for those countries where most of the establishments don´t issue receipts and on the other hand,  Tax Administration could collect more taxes.

Up to now I had thought that these kind of measures were more about tax collection rather than about tax control and furthermore, they are more successful in those developing countries in which citizenship is expanding together with fiscal rights and duties. Nevertheless, I was surprised with this article published recently in El Pais (Spanish newspaper) where Portugal joined these kinds of “lotteries” to fight against its high fiscal fraud level.

To what extent do these initiatives raise fiscal awareness? Do you agree that the “fiscal lottery” could be successful in Spain? A few days ago blogsalmon discussed the same topic and put a very familiar question for Spaniards on the table: “with or without VAT?”.

The fiscal lottery game reminds me of this measure developed by the local government of Pamplona (Spain) two years ago that motivated their citizens to recycle with a reward of cinema tickets. This initiative was revoked several months later for fraudulent use. I ask myself: nowadays are citizens from Pamplona recycling more than others Spaniards due to this initiative? I don´t think so.

From my point of view, these one-off initiatives are not advisable to improve national fiscal awareness in the long term. They are measures focused on collecting taxes and have negative influence on taxpayers by motivating them with rewards. Fiscal Education is required in order to improve national tax-paying culture and to encourage voluntary tax compliance. What would happen when the incentive of rewards is removed? 

To conclude I´m putting on the table another kind of “fiscal lottery” that started up in Costa Rica and in my opinion could have a more positive influence in fighting against fiscal fraud and in fiscal awareness in Spain. This is a measure for encouraging the use of debit and credit cards in economic sectors with the highest fiscal fraud levels. Do you agree with the implementation of this initiative in Spain? (the more you pay with credit/debit card, the more rewards you can obtain).

Waiting for your opinion!

__________________________________________________________________________________________Por mi experiencia con proyectos en América Latina sobre temas relacionados con la educación fiscal, ya tenía constancia de varios casos de países latinos en donde el juego de la “lotería fiscal” se había extendido dentro del país como medida de lucha contra el fraude así como por ejemplo los casos de El Salvador o Paraguay. En países como éstos en donde en la mayoría de los establecimientos no se expiden tickets o comprobantes fiscales del pago, este tipo de iniciativas son útiles para crear conciencia ciudadana de la necesidad de exigir este comprobante alentando a la población con sorteo de regalos (incentivos). Y por otro lado, sirven a la Administración Tributaria del país a lograr una mayor recaudación de impuestos indirectos (IVA) aflorando economía sumergida. 

Hasta el momento había pensado que este tipo de juegos tenían un carácter más recaudatorio que de control, y su funcionamiento tenía mayor éxito en países en desarrollo en los que la emergente construcción del término de ciudadanía nacía unido a la adquisición de derechos y deberes fiscales. Sin embargo, el otro día me hice eco de esta noticia en El País en donde me sorprendía ver cómo Portugal se unía al “carro” de este tipo de juegos anti fraude.

¿Hasta qué punto estas iniciativas realmente elevan la conciencia fiscal? ¿Consideráis que una lotería fiscal en España tendría éxito en su objetivo por educar fiscalmente a sus ciudadanos en la necesidad de pedir la factura como parte de las obligaciones ciudadanas? En el blogsalmon reflexionaban hace unos días sobre el mismo tema aludiendo a la más que conocida pregunta en nuestro país para determinados servicios y gremios: “¿con IVA o sin IVA?” que seguro que a todos los españoles nos resulta muy familiar.

Este tipo de iniciativas me recuerdan a ésta desarrollada por el Ayuntamiento de Pamplona hace un par de años en la que se intentaba “incentivar” al reciclado a cambio de entradas de cine. Sin embargo, la medida tuvo que ser derogada unos meses después por la picaresca de los ciudadanos (cortaban los envases para que la máquina contabilizara más y así conseguir más puntos). Y yo me pregunto, ¿realmente los ciudadanos pamplonicas reciclarán más que otras ciudades españolas tras el desarollo de esta iniciativa?

Desde mi punto de vista, este tipo de iniciativas puntuales no son recomendables para mejorar la conciencia fiscal (o medioambiental como el caso de Pamplona) de los ciudadanos a largo plazo logrando así mayores tasas de cumplimiento fiscal voluntario. Se trata de medidas eminentemente recaudatorias que influyen de manera negativa sobre los contribuyentes puesto que se les da incentivos por acciones que debieran ser obligatorias y enseñadas por medio de una adecuada educación fiscal que ponga los cimientos de una sólida cultura tributaria nacional. ¿Cuando se les deje de dar incentivos por pedir esos tickets, lo seguiran haciendo o ya no les interesará por no recibir nada a cambio?

Sin embargo, y para finalizar, pongo sobre la mesa el ejemplo de otro tipo de “lotería fiscal” desarrollada por Costa Rica que sí me parece que puede tener una mayor repercusión sobre la lucha contra el fraude, y aún más importante, sobre la conciencia fiscal de los ciudadanos. Se trata de incentivar al uso de las tarjetas de crédito y débito sobre todo para aquellos sectores económicos en donde se detecten mayores niveles de fraude. ¿Creéis que esta iniciativa sí sería interesante en España o no estáis de acuerdo conmigo?

Sigamos reflexionando….

Fiscal snitches: yes or not?//Chivatos fiscales: ¿sí o no?

In Educación Fiscal, Fraude Fiscal on 27/02/2014 at 12:00

Fighting against fiscal fraud is and will be one of the main challenges for Tax Administration in order to obtain more revenue by enforcing tax responsibilities on taxpayers and punishing those who don´t comply with their duties.

One of the last measures proposed by the Spanish Organization of Tax Inspectors (IHE) was to create a new target of tax collaborators of the Tax Administration who  would be paid to help with fiscal fraud. Even though the tax inspectors´role is key in fighting against fiscal fraud, this proposal is interesting in terms of getting the collaboration of citizenship in this challenge: improving the culture of tax-paying.

From my point of view, the implementation of this measure in Spanish culture would involve more ethical troubles than in the States or in Germany where this measure was already implemented successfully. The people who would be paid by Tax Administration for providing information about fellow citizens would be criticized as snitches here in Spain, instead of as collaborators of the democratic system. Nevertheless, I ask myself whether the Spanish population would disagree with fraudsters (regarding surveys about Spanish fiscal opinion) and even when we complain about fiscal fraud scandals, Why don´t we collaborate in reporting them? Would´t it be more responsible to collaborate with the Tax Administration?

In my opinion, this measure would be a great citizen participation opportunity to improve the public responsibility in paying taxes. Reporting fiscal fraud cases would help to extend and to improve the culture of tax-paying in Spain as well as to reject fiscal fraud  by viewing it as an antisocial and discordant attitude.

What is your opinion about it? Do you agree with the IHE´s measure? Would you be willing to be a collaborator of the Tax Administration?

Waiting for your opinions!

 

____________________________________________________________________

La lucha contra el fraude es y será uno de los objetivos principales de cualquier Administración Tributaria con el fin de obtener los niveles más altos de recaucación, haciendo cumplir las obligaciones tributarias a todos los contribuyentes y penalizando a aquellos que no las cumplan.  

Una de de las últimas medidas propuestas por la Organización española de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) ha sido la de crear una figura de confidentes fiscales que sean remunerados por informar a la AEAT sobre algún tipo de fraude tal y como se informa en esta  noticia. Si bien es cierto que la labor de los inspectores de hacienda es clave en la lucha contra el fraude, esta propuesta plantea del interés o la pertinencia de contar con la colaboración de la ciudadanía en el cumplimiento de una de las obligaciones democráticas de todo ciudadano: el pago de sus impuestos.

Aunque es una medida ya implantada con éxito en otros países como Estados Unidos o Alemania, desde mi punto de vista, creo que tendrá implicaciones éticas más controvertidas para su inserción en una cultura como la española. En España estos denominados confidentes fiscales, con casi total seguridad serán vistos por sus conciudadanos como “chivatos” puesto que el contar algo de alguien por dinero, suena a eso, a chivatazo. De ahí que dudo que vaya a ser bien visto el formar parte dentro de este nuevo perfil de colaboradores de la Administración Tributaria española. Sin embargo, yo me pregunto: si el ser defraudador está mal visto por la ciudadanía española (como así lo demuestran las encuestas de opinión fiscal en nuestro país) y “pataleamos” cuando nos enteramos de sonados casos de fraude e incluso de aquellos menores que se producen a nuestro alrededor, ¿por qué entonces no ayudar a denunciarlos? ¿acaso no sería más ético desde el punto de vista de un ciudadano responsable, el colaborar en la lucha contra el fraude? 

Para mí, esta nueva medida sería una buena oportunidad de participación ciudadana ayudando a hacer cumplir nuestras responsabilidad ciudadanas, en este caso el pago de impuestos. Serviría para ir forjando una denuncia ciudadana hacia el fraude, extendiendo la conciencia fiscal de lo importante que es cumplir con las obligaciones tributarias así como rechazar el fraude como actitud incívica e insolidaria con lo que sí pagamos religiosamente los impuestos que nos corresponden.

Y vosotros qué pensáis: ¿Os parece una medida oportuna o no la véis viable para la cultura de nuestro país? ¿Vosotros os ofreceríais a colaborar como confidentes para la AEAT o no?

¡Reflexionemos, espero vuestras opiniones!

How does the image of the Tax Administration affect the tax compliance of its citizens?/ ¿Cómo afecta la imagen de la Administración tributaria sobre el cumplimiento de sus contribuyentes?

In Administración Tributaria, Fraude Fiscal, Uncategorized on 05/02/2014 at 10:30

According to Alm (1999), individuals pay taxes because they value what they get for their taxes, and the more they pay in taxes the more responsible the government should be for providing what they value. Therefore, tax compliance is based on goods and services received as well as on the responsibility and image of Tax Administration. In this sense, it is time  to deal with this topic in my blog: How does the image of the Tax Administration affect the tax compliance of its citizens?

It´s not only a problem for the National Tax Administration (AEAT for the Spanish case) but also for the sub national one. From a sociological point of view, according to OECD, one of the main indicators of the voluntary tax compliance level is the social perception about this institutional image (control, deterrence, fairness, impartiality, etc).

On one hand on a national level, AEAT´s image has been called into question by lots of recent news appearing in the media which caused several internal resignations. The Nóos case and another one concerning CEMEX (a Mexican cement company) were the main fraud management scandals. On the other hand, on a sub national level, the head of Tax Administration of Navarra (one of the Spanish Autonomous Communities) resigned several weeks ago after some controversial cases of the fight against fraud as the case of Osasuna football team or another case concerning the hospitality sector.

As shown in next chart of the Fiscal Barometer of the Institute for Fiscal Studies ,  most of the Spanish citizens through the years (86.8% in 2012) confirm that “The Tax Office plays an important role for the society”:

tax office necessary

AEAT´s personnel are viewed as highly trained, well-mannered and impartial by survey respondents since the beginning of this study. Nevertheless, all the news we discussed could influence negatively on the institution and its personnel, and as a consequence, this would affect the level of voluntary tax compliance.

In your opinion: Could these scandals affect the image of the Tax Office? How does news about national and sub national Tax Administration affect your tax compliance? How important is the role of communication within the Tax Administration in order to not affect their professionalism and the taxpayer´s trust?

Waiting for your opinion!!

_________________________________________________________________________________

Tal y como afirma Alm (1999), los individuos pagan impuestos por lo que reciben a cambio, y pagan más impuestos cuanto más responsable es el Gobierno con estas provisiones. Por tanto, y además de la importancia de la relación de intercambio fiscal sobre el cumplimiento tributario, éste también se basa en la responsabilidad e imagen de la Administración tributaria en la gestión de los recursos. En este sentido, y aunque este tema lleva coleando varios meses, hoy me hago yo eco de él en mi blog para analizarlo desde el punto de vista de la sociología fiscal: ¿Cómo afecta la imagen de la Administración tributaria sobre el cumplimiento de sus ciudadanos?

No estoy hablando solamente de la Administración Tributaria a nivel nacional (la AEAT para el caso español), sino incluso de la imagen que se desprende del trabajo hecho por las aquellos entes de recaudación y gestión de los recursos a nivel autonómico y local. Desde un punto de vista sociológico, la percepción social de esta imagen institucional (control ejercido, justicia del sistema tributario, imparcialidad de sus actuaciones, etc) es uno de los determinantes sociales que influyen directamente sobre el nivel del cumplimiento de sus ciudadanos-contribuyentes, tal y como apunta la OCDE.

En España, los últimos meses, han ido surgiendo muchas noticias que pueden poner en entredicho la imagen de la AEAT a nivel nacional: véase el caso Nóos o el caso de la cementera mexicana Cemex, que han dado lugar a varias dimisiones internas en la institución. Y con respecto al ámbito autonómico, como ejemplo cabe destacar la reciente dimisión de la directora-gerente de la Hacienda Navarra (máxima responsable de la institución), tras casos polémicos de lucha contra el fraude en esa Comunidad Autónoma: véase el caso Osasuna Club de fútbol o las labores de lucha contra el fraude en el sector de la hostelería navarro.

Tal y como arrojan los datos del último Barómetro Fiscal del IEF (datos 2012), los ciudadanos españoles confirman en su mayoría en 2012 (86,8%) que “La Hacienda Pública desempeña una función necesaria para la sociedad” pero es una percepción compartida a lo largo de toda la serie tempora del estudio tal y como se observa en el siguiente gráfico:

funcion social Hacienda Pública (1995-2012)

La capacitación, corrección e imparcialidad de los funcionarios de la AEAT también son altamente valorados por los encuestados a lo largo de toda la serie de este estudio. Sin embargo, todas las polémicas, dimisiones y noticias relacionadas con las cuestiones a las que antes he hecho mención, desde mi punto de vista pueden influir negativamente tanto sobre la imagen de la institución como la de sus funcionarios. Y ésto a su vez, influir en detrimento del cumplimiento fiscal voluntario de sus contribuyentes.

Desde vuestro punto de vista: ¿Las polémicas expuestas creéis que afectan a la imagen de la Hacienda democrática? ¿Cómo afectan estas cuestiones relacionadas con la Administración tributaria nacional o subnacional en vuestro cumplimiento tributario? ¿Cómo de importante es la comunicación dentro de estas instituciones para que estas polémicas no repercutan sobre su profesionalidad y por tanto confianza de sus contribuyentes?

¡Reflexionemos y espero vuestras opiniones!

El trozo de “tarta” que nos quita el fraude

In Fraude Fiscal on 10/10/2013 at 10:28

Hoy en día hablar de fraude, tristemente, está a la orden del día ya que se suceden escándalos en el ámbito político, en el ámbito deportivo y en el ámbito empresarial.

Me he hecho eco de este vídeo de lucha contra el fraude de la Unión Europea titulado “The missing part”, que sin duda refleja gráficamente qué estamos perdiendo con las acciones deliberadas de fraude. Cuando hablamos de fraude, la mayoría de los ciudadanos piensa que no va con ellos en el sentido que pareciera que solamente pueden defraudar aquellos que tienen acceso a grandes fortunas, aquellos que urden tramas con sus asesores fiscales para trasladar dinero a paraísos fiscales o aquellos que no están sometidos a una nómina. Sin embargo, y como bien demuestra este vídeo, pequeños actos como el no aportar dinero para un cumpleaños pero después comerte un trozo de tarta, demuestran que eso también es un acto de insolidaridad (aunque en el ámbito privado). Aprovecharse de un cumpleaños sin aportar para el regalo o vivir en una comunidad de vecinos y no pagar la mensualidad, son ejemplos de nuestra vida cotidiana que puede tener relación directa con el fraude fiscal.

Hemos de ser conscientes de cuáles son las graves consecuencias del fraude, y por tanto rechazar estas actitudes de forma tajante, si no queremos quedarnos con un puente a medias como se ve en el video, o que no haya dinero para sacar una radiografía completa. Y además, no hemos de olvidar que las actitudes fraudulentas pueden cometerse desde el punto de vista del ingreso (no pagando los impuestos que te corresponden), o bien en el gasto (aprovechándote de servicios públicos o prestaciones sociales sin tener derecho a ellos, como por ejemplo conseguir una beca educativa falsificando la declaración de IRPF).

Las Administraciones Tributarias son las responsables de perseguir el fraude entre aquellos contribuyentes que no cumplen con sus obligaciones con el fisco, pero cada uno individualmente debe aportar su granito de arena con actitudes de rechazo hacia los defraudadores y respetar lo público, y por tanto financiado con el esfuerzo de todos.

¿Qué os suscita el video? ¡Reflexionemos!