sociologiafiscal

Archive for the ‘Conciencia Fiscal’ Category

Y si Hacienda no somos todos, ¿yo para qué pago impuestos?/ Why do I pay taxes if the taxpayers are not equally treated by law?

In Conciencia Fiscal, Cumplimiento tributario on 12/01/2016 at 12:41

Todavía no he sido capaz de reaccionar ante las declaraciones que ayer hizo la abogada del Estado Dolores Ripoll defendiendo a la Infanta Cristina en el marco del caso Noos: “El lema Hacienda somos todos es sólo publicidad” (ver noticia aquí).

¿Esta señora no sabe que dos de los principios tributarios son la igualdad y la generalidad? Señora Ripoll, le recuerdo que usted nos representa a TODOS los españoles en su papel de abogada del Estado; su sueldo se nutre de las arcas del Estado mantenido en base a impuestos que pagamos entre todos; y no olvide que Hacienda SÍ somo todos y no es sólo fruto de un estupendo eslogan publicitario (que también). ¿Cree acaso que si los ciudadanos españoles creyeran que pagar impuestos es discrecional según quién seas y dónde hayas nacido, seguirían pagando impuestos cumpliendo la ley?

Tras tantos casos de corrupción que estamos viviendo en los últimos años; tras los muchos esfuerzos por la AEAT de mantener su imagen e independencia; tras los grandes esfuerzos de la mayoría de los españoles que, manteniendo o no su trabajo, siguen cumpliendo con su obligaciones tributarias… ¿Cómo es usted capaz, Sra. Ripoll de echar por tierra todo ésto de un plumazo?

Los principios tributarios han de respetarse; el artículo 31.1 de nuestra Constitución debe ser como la biblia para todos los ciudadanos de nuestro país; y el respetar una eslogan como “Hacienda somos todos” debe ser la base ideológica de la cultura tributaria en España.

___________________________________________________

I am still shocked by the speech of the lawyer of the State (Ms. Ripoll) at the framework of Noos case. Yesterday, she stated that all citizens are not equal by law in relation to taxes.

In my opinion, Ms. Ripoll has forgotten that two of the main tax principles are equality and generality. In fact, one of the reason because we pay taxes are these principles. We do not pay taxes depending on where we have borned or who we are.

Nowadays, the Spaniards are suffering too many corruption cases; the Spanish Tax Office has made too much efforts in order to preserve its image and independency; and most of the Spaniards continue paying firmly our taxes. How a public representative as a lawyer of the State could destroy at the stroke of a pen these issues?

The tax principles should be respected; the constitutional article number 31.1 should be like a Bible for all the Spanish citizens; and the slogan “We are all the Spanish Tax office“should be the ideological base of our tax culture.

Anuncios

The importance of how to communicate in Tax Administrations// La importancia de la comunicación en las Administraciones Tributarias

In Comunicación insitucional, Conciencia Fiscal on 14/10/2014 at 11:45

Nowadays, we are living in a 3.0 communication world where in addition to traditional mass media like radio or TV, social networks appeared. Information is more global than ever.

For that reason, the strategies of communication of Tax Administration should be designed with the main objective to inform their taxpayers properly about procedures and deadlines but without forgetting the importance of to make citizens aware of their tax duties. It is important to ask themselves about what strategies are appropriate and what kind of questions should be taken into account.

Sometimes, the strategy is great but not the launching moment. This is the case of the last ad on TV designed by the Spanish Tax Administration to combat fiscal fraud. This ad was focused on Income Tax and VAT, its format and objective were well-selected but not the time it was aired taking into account the amount of criticism received.

From my point of view and thanks to my professional experience, is important to analyze in advance which the fiscal atmosphere is as well as to study in particular the main issues to reinforce tax-paying culture. An ad could be well-designed and nevertheless do not have the expected effects.

Do you know any strategy of information of your Tax Administration that has failed due to external factors in spite of being well-designed? What kind of aspects should be taken into account to succeed?

Awaiting your opinions….

___________________________________________________________________________

Hoy en día, en la era del 3.0, la comunicación es más importante que nunca y además se han diversificado las vías a través de las que es posible hacer llegar la información: medios de comunicación tradicionales (radio, prensa y tv) y redes sociales. La información es hoy más que nunca global y con posibilidad de hacerse viral, tanto positiva como negativamente hablando.

En este sentido, las estrategias de comunicación de cualquier Administración Tributaria deben de tener como principal objetivo informar adecuadamente a sus contribuyentes sobre trámites, plazos y novedades en el ámbito tributario, pero sin olvidar la importancia de concienciar sobre el cumplimiento tributario. Se trata principalmente de informar sobre el porqué del pago de los impuestos así como de los resultados obtenidos a través de las estrategias de lucha contra el fraude o recaudación, entre otros. Pero la pregunta es: ¿qué estrategias de comunicación son las adecuadas? ¿Qué factores se han de tener en cuenta?

A veces, la elección de una estrategia es buena pero no así el momento en que implementarla. Es el caso por ejemplo del último anuncio televisivo lanzado por la Agencia Tributaria española para combatir el fraude centrado en dos figuras: el fraude en la declaración de la Renta (IRPF) y fraude en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Si bien el formato, la duración y la información trasladada está bien planteada, fueron anuncios muy criticados por la mayoría de la población sobre todo por lanzarse en un contexto temporal rodeado de escándalos de fraude y corrupción a nivel político. Dando lugar, incluso, a un vídeo parodia.

Desde mi punto de vista, y por mi experiencia en la materia asesorando sobre estas materias a Administraciones tributarias, es importantísimo un análisis previo del clima fiscal existente en la sociedad así como estudiar concretamente aquellos aspectos que deben reforzarse en la conciencia fiscal de los contribuyentes a los que va dirigida la estrategia comunicativa. Un anuncio televisivo o una cuña de radio pueden estar perfectamente diseñados pero sin embargo no tener los efectos esperados.

¿Conocéis estrategias informativas de vuestra Administración tributaria que hayan fracasado por aspectos externos a pesar de estar bien diseñados? ¿Qué aspectos creéis que deben analizarse previamente para conseguir el éxito buscado?

Sigamos reflexionando….

The fiscal lottery game is a double-edged sword// El doble filo del juego de la lotería fiscal

In Conciencia Fiscal, Educación Fiscal, Fraude Fiscal on 20/03/2014 at 12:00

According to my professional experience in Latin America, I have read about several projects in those countries related to “fiscal lottery“, for example the Salvadoran and Paraguayan cases. On one hand, these kind of initiatives -giving rewards to taxpayers who require receipts- are useful for those countries where most of the establishments don´t issue receipts and on the other hand,  Tax Administration could collect more taxes.

Up to now I had thought that these kind of measures were more about tax collection rather than about tax control and furthermore, they are more successful in those developing countries in which citizenship is expanding together with fiscal rights and duties. Nevertheless, I was surprised with this article published recently in El Pais (Spanish newspaper) where Portugal joined these kinds of “lotteries” to fight against its high fiscal fraud level.

To what extent do these initiatives raise fiscal awareness? Do you agree that the “fiscal lottery” could be successful in Spain? A few days ago blogsalmon discussed the same topic and put a very familiar question for Spaniards on the table: “with or without VAT?”.

The fiscal lottery game reminds me of this measure developed by the local government of Pamplona (Spain) two years ago that motivated their citizens to recycle with a reward of cinema tickets. This initiative was revoked several months later for fraudulent use. I ask myself: nowadays are citizens from Pamplona recycling more than others Spaniards due to this initiative? I don´t think so.

From my point of view, these one-off initiatives are not advisable to improve national fiscal awareness in the long term. They are measures focused on collecting taxes and have negative influence on taxpayers by motivating them with rewards. Fiscal Education is required in order to improve national tax-paying culture and to encourage voluntary tax compliance. What would happen when the incentive of rewards is removed? 

To conclude I´m putting on the table another kind of “fiscal lottery” that started up in Costa Rica and in my opinion could have a more positive influence in fighting against fiscal fraud and in fiscal awareness in Spain. This is a measure for encouraging the use of debit and credit cards in economic sectors with the highest fiscal fraud levels. Do you agree with the implementation of this initiative in Spain? (the more you pay with credit/debit card, the more rewards you can obtain).

Waiting for your opinion!

__________________________________________________________________________________________Por mi experiencia con proyectos en América Latina sobre temas relacionados con la educación fiscal, ya tenía constancia de varios casos de países latinos en donde el juego de la “lotería fiscal” se había extendido dentro del país como medida de lucha contra el fraude así como por ejemplo los casos de El Salvador o Paraguay. En países como éstos en donde en la mayoría de los establecimientos no se expiden tickets o comprobantes fiscales del pago, este tipo de iniciativas son útiles para crear conciencia ciudadana de la necesidad de exigir este comprobante alentando a la población con sorteo de regalos (incentivos). Y por otro lado, sirven a la Administración Tributaria del país a lograr una mayor recaudación de impuestos indirectos (IVA) aflorando economía sumergida. 

Hasta el momento había pensado que este tipo de juegos tenían un carácter más recaudatorio que de control, y su funcionamiento tenía mayor éxito en países en desarrollo en los que la emergente construcción del término de ciudadanía nacía unido a la adquisición de derechos y deberes fiscales. Sin embargo, el otro día me hice eco de esta noticia en El País en donde me sorprendía ver cómo Portugal se unía al “carro” de este tipo de juegos anti fraude.

¿Hasta qué punto estas iniciativas realmente elevan la conciencia fiscal? ¿Consideráis que una lotería fiscal en España tendría éxito en su objetivo por educar fiscalmente a sus ciudadanos en la necesidad de pedir la factura como parte de las obligaciones ciudadanas? En el blogsalmon reflexionaban hace unos días sobre el mismo tema aludiendo a la más que conocida pregunta en nuestro país para determinados servicios y gremios: “¿con IVA o sin IVA?” que seguro que a todos los españoles nos resulta muy familiar.

Este tipo de iniciativas me recuerdan a ésta desarrollada por el Ayuntamiento de Pamplona hace un par de años en la que se intentaba “incentivar” al reciclado a cambio de entradas de cine. Sin embargo, la medida tuvo que ser derogada unos meses después por la picaresca de los ciudadanos (cortaban los envases para que la máquina contabilizara más y así conseguir más puntos). Y yo me pregunto, ¿realmente los ciudadanos pamplonicas reciclarán más que otras ciudades españolas tras el desarollo de esta iniciativa?

Desde mi punto de vista, este tipo de iniciativas puntuales no son recomendables para mejorar la conciencia fiscal (o medioambiental como el caso de Pamplona) de los ciudadanos a largo plazo logrando así mayores tasas de cumplimiento fiscal voluntario. Se trata de medidas eminentemente recaudatorias que influyen de manera negativa sobre los contribuyentes puesto que se les da incentivos por acciones que debieran ser obligatorias y enseñadas por medio de una adecuada educación fiscal que ponga los cimientos de una sólida cultura tributaria nacional. ¿Cuando se les deje de dar incentivos por pedir esos tickets, lo seguiran haciendo o ya no les interesará por no recibir nada a cambio?

Sin embargo, y para finalizar, pongo sobre la mesa el ejemplo de otro tipo de “lotería fiscal” desarrollada por Costa Rica que sí me parece que puede tener una mayor repercusión sobre la lucha contra el fraude, y aún más importante, sobre la conciencia fiscal de los ciudadanos. Se trata de incentivar al uso de las tarjetas de crédito y débito sobre todo para aquellos sectores económicos en donde se detecten mayores niveles de fraude. ¿Creéis que esta iniciativa sí sería interesante en España o no estáis de acuerdo conmigo?

Sigamos reflexionando….

¿Es congruente hablar de bajadas de impuestos cuando estamos sometidos a múltiples recortes sociales?

In Conciencia Fiscal, Recortes sociales on 10/12/2013 at 11:00

Llevo semanas pensando cómo estaría afectando a la opinión fiscal las noticias contradictoras que por ejemplo se estaban dando desde la clase política madrileña: se habla y “pavonean” de que van a bajar impuestos, mientras en la capital se vive en una manifestación continua por los recortes en sanidad y educación principalmente.

Si muchas veces el principal objetivo de la clase política y de la Administración Tributaria debiera ser saber comunicar adecuadamente sus logros y actuaciones para la mayor comprensión entre sus ciudadanos (y más en el caso de los impuestos en donde existe escasa cultura tributaria en nuestro país), ¿qué pasa cuando a éstos se les dan discursos incongruentes? ¿es compatible bajar impuestos si se están haciendo recortes sociales por todos lados? Desde mi punto de vista, NO.

La ciudadanía española está sufriendo de un tiempo a esta parte recortes en los principales servicios públicos y prestaciones sociales, incluso entre aquellos que justificaban el que cumpliesen con sus obligaciones tributarias, principalemente la sanidad. La lógica sería pensar que si se están haciendo recortes es porque no se cuenta con los ingresos públicos suficientes para poder financiar lo que hasta ahora teníamos, pero entonces, ¿qué sentido tiene bajar impuestos? ¿eso no supone menor recaudación todavía?

Si bien es cierto que hasta ahora todo lo dicho son suposiciones viendo el clima social y fiscal que me rodea, hace unos días se publicaba un estudio realizado por “Simple Lógica” sobre “Bajada de impuestos y recortes sociales“, que me venía al “pelo” porque viene a confirmar mis reflexiones. He de reconocer que me alegra mucho que se realicen estudios de esta índole, en donde se comprueba directamente que cuando a los ciudadanos se les pone en situaciones concretas, sus percepciones y opiniones cambian. En este sentido, en este estudio casi la totalidad de la población (90% de los encuestados) dicen estar a favor de una bajada de impuestos, pero cuando se les pone en la tesitura de que si esa bajada se produce manteniendo los recortes sociales, entonces este porcentaje da un giro de 180 grados y más de 7 de cada 10 rechaza esa bajada impositiva.

Este estudio vendría a refutar lo que se observaba ya en el bloque específico de preguntas realizado por el Barómetro Fiscal de 2011 del Instituto de Estudios Fiscales (IEF) titulado “Crisis e impuestos” (capítulo 4). Entre las preguntas propuestas se planteaba a los encuestados varias medidas de ahorro relacionadas con la fiscalidad, y se comprobaba cómo había un amplio consenso (entorno al 80%) por mantener la calidad y cantidad de los servicios públicos y prestaciones sociales frente a una posible rebaja de impuestos, tal y como se observa en la siguiente tabla de este informe del IEF.

crisis e impuestos 2011

Con estudios de este tipo en donde se recogen de primera mano opiniones y percepciones sociales sobre la fiscalidad en España, se pone de manifiesto cómo aunque de forma independiente la gran mayoría de los ciudadanos se pronuncian a favor de una menor carga fiscal soportada (bajada de impuestos), en situaciones concretas como la actual llena de recortes y pérdida de la calidad del Estado de Bienestar, estas percepciones cambian por completo.  

Por todo ello, es de suma importancia que desde las instituciones públicas se den mensajes congruentes y no contradictorios hacia la ciudadanía. El bajar o subir impuestos no puede venir supeditado a decisiones unilaterales de un político, o la necesidad de ganar votos. Este tipo de cuestiones comunicativas deberían cuidarse mucho y consensuarlas con las Administraciones Tributarias de nuestro país (AEAT y otros organismos de recaudación autonómicos) puesto que de otro modo, ésto afectará directamente al nivel de cumplimiento tributario de los contribuyentes. Si éstos consideran, por poner el ejemplo actual, que no es justo el bajar impuestos mientras se mantienen los recortes, posiblemente se extiendan los casos de rebeldía fiscal (evasión o fraude).

¿Para vosotros es compatible bajar impuestos y mantener los recortes? ¿Cómo de importante son las noticias sobre impuestos en vuestra actitud a cumplir o no cumplir con vuestras obligaciones tributarias?

¡Sigamos reflexionando!!!

Educación financiera para el G-20, ¿y por qué no también fiscal?

In Conciencia Fiscal, Educación Fiscal on 25/09/2013 at 09:30

El otro día me hice eco a través de la Red de Educación Financiera de España (coordinada y financiada por la Confederación Española de Cajas de Ahorros, en adelante CECA) de la noticia de que la OCDE a través de su informe “Estrategias Nacionales para la Educación Financiera” propone introducir esta materia entre todos los ciudadanos del G-20 (los 20 países más ricos del mundo). El informe muestra que el nivel de educación financiera es bajo entre los consumidores europeos, y ante la actual crisis económica es un déficit que la OCDE cree no se puede permitir.

Estoy totalmente de acuerdo que la gran mayoría de los ciudadanos españoles sabemos poco o nada de finanzas, y desde luego para enfrentarnos a la vida adulta, nos hubiera ayudado el introducir materias introductorias a productos bancarios, gestión de los ahorros, comisiones, olanes de pensiones, etc… ¿Pero acaso los españoles conocemos mejor cuestiones relacionadas con la fiscalidad:  para qué sirven los impuestos, qué impuestos debemos pagar, cuáles son las principales fuentes de ingresos, etc? ¿Y no es verdad que estas cuestiones son igual o más importantes para la estabilidad democrática y económica de nuestro país?

En España existen diversas iniciativas relacionadas con la Educación Fiscal desde los años 80, pero no fue hasta el reciente 2003 cuando se conformó el “Programa de Educación Cívico-tributaria” (en adelante PECT) de la AEAT. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos del equipo coordinador del programa y de la amplia red de formadores, nunca se ha conseguido institucionalizar como lo ha hecho la Educación Financiera a pesar de que ésta cuenta con menos años de existencia. Desde mi punto de vista, entre las causas de este hecho destacan:

– la AEAT es una institución pública, que se financia por tanto en base a los Presupuestos Generales del Estado y tiene que priorizar en sus decisiones y programas. El PECT ha tenido estupendas valoraciones, mucho esfuerzo y trabajo de funcionarios públicos pero no da réditos a corto plazo (es un programa de educación en valores que tendrá sus frutos a medio-largo plazo en la conciencia de los ahora niños y jóvenes y mañana, futuros contribuyentes), y una institución donde el principal objetivo es la recaudación, estos temas a veces no son lo prioritarios que deberían VERSUS la CECA que es una entidad privada, cuyo objetivo principal son sus clientes y la mayor información de los consumidores les hace más fuertes. Además, están respaldados por otros lobbies económicos como podrían ser el propio Banco de España e incluso la OCDE (como se observa por el contenido del informe).

– los recursos destinados al PECT siempre han sido escasos por las restricciones presupuestarias, e incluso ha llegado a estar técnicamente en “stand by” en los últimos meses por falta de dinero, y ha sido el voluntarismo, ilusión y persistencia del equipo una de las causas del éxito del programa VERSUS la Educación Finaciera que cuenta con importante presupuesto y el apoyo de otras intituciones, tanto es así que han conseguido institucionalizar una Red  y organizan anualmente un encuentro para el intercambio de experiencias y benchmarking.

– la crisis económica actual y sus consecuencias para los consumidores y usuarios como por ejemplo los problemas hipotecarios o fraudes en productos bancarios, ha puesto de manifiesto la necesidad de una mayor información sobre estos temas y la importancia de la Educación Financiera entre los más jóvenes VERSUS esta crisis no ha agudizado el desconocimiento y desinformación de los ciudadanos sobre sus obligaciones tributarias sino simplemente les ha hecho más proclives a rechazarlas por escándalos de fraude, subidas de impuestos, etc.

Por todo ello, me llama poderosamente la atención que desde la UE el principal objetivo sea luchar contra el fraude y los paraísos fiscales sin tener en cuenta la Educación Fiscal como una de las bases principales para lograr ciudadanos conscientes de sus obligaciones tributarias e informados sobre el porqué y para qué de los impuestos, de modo que se logren en un futuro las mayores cotas posibles de cumplimiento fiscal voluntario (con los menores costes de gestión posibles en sanciones y lucha contra el fraude en general). Pero mientras no se eduque a los más pequeños y se dé más información a los adultos, se irá generalizado una “desafección tributaria” (alejamiento y rechazo hacia todo lo relacionado con impuestos) que va en aumento en nuestro país.

Quizás en los países nórdicos, Alemania o Francia se sea más consciente de la necesidad de pagar impuestos gracias a importantes labores de educación en estos temas y en cuestiones de ciudadanía en general; sin embargo, en los países del sur de Europa seguimos con amplios déficits de conciencia fiscal porque no se nos ha educado en ello.

¿Consideráis que vuestros conciudadanos españoles saben en su mayoría el porqué y para qué de los impuestos? ¿consideráis que desde la UE se deberían emprender acciones comunes en esta materia?

Sigamos reflexionando…

Necesidad urgente de un “rearme moral” en España

In Conciencia Fiscal on 24/06/2013 at 09:30

¿De verdad somos un país corrupto tal y como piensa el 86% de los españoles en el último Barómetro del Instituto Elcano?

La ciudadanía española, desde mi punto de vista afectada por los últimos escándalos que día a día salpican la actualidad de nuestro país en los últimos meses, adquiera una visión pesimista y crítica sobre su propio país que hasta hace poco no tenía.  La crisis y la corrupción han motivado que se deteriore nuestra propia imagen hasta el punto de que los españoles somos más críticos con nosotros que el resto de países, puesto que como también arroja el último Barómetro Marca España reaalizado también por el Instituto Elcano, tan sólo uno de cada tres extranjeros ve a nuestro país como corrupto y poco fiable.

Estas percepciones sociales afectan directamente sobre la conciencia fiscal de los españoles. Si bien es cierto que el fraude fiscal ha aumentado en los últimos años, según apuntan siete de cada diez españoles en el último Barómetro Fiscal del IEF publicado, la mitad de la población en este estudio afirmaba que los impuestos se pagan de forma correcta. Y según estos mismos datos, en los últimos años en España nos encontramos con un rechazo frontal del fraude fiscal por parte de los ciudadanos.

Sin embargo, todas estas cuestiones pueden se ven mermadas, afectadas y truncadas frente a un contexto en donde los españoles se autotconsideran corruptos (casi nueve de cada diez piensa así, según el Barómetro del Instituto Elcano). En un país como el nuestro en donde los niveles de economía sumergida son elevados pero en el que se había ido ganando la batalla contra la percepción de justificar el fraude, hecho insolidario y que afecta a todos, no puede ser que nos retrotraigamos siglos por hechos y noticias que deben verse como puntuales y desde luego como muy punibles.

Desde mi punto de vista, tanto la Administración Tributaria como el propio Gobierno han de emprender un “rearme moral” de los españoles con medidas comunicativas, informativas y educativas que consigan comprender: que los casos puntuales de corrupción son perseguidos y suponen importantes multas y cargos para los defraudadores; que la mayoría de los españoles son responsables con sus obligaciones tributarias; cuál es la importancia del pago de impuestos; y por último, la necesidad de informar a las edades más avanzadas en sus responsabilidades como contribuyentes y educar en aquellos más jóvenes sobre valores por el respeto por lo público y pagado con el esfuerzo de todos.

Los medios de comunicación tienen la obligación de informar, pero las insituciones públicas también deben hacer su propia labor informativa para no hacer caer en el desánimo, ¿no creéis?

Sigamos reflexionando…

¿Qué sería de España sin su economía sumergida?

In Conciencia Fiscal, Fraude Fiscal on 06/05/2013 at 09:30

Los escándalos relacionados con cuentas en paraísos fiscales son todo un clásico tanto en nuestro país como en otros vecinos, y son sin duda un grave problema de fraude fiscal que afecta directamente sobre la conciencia fiscal de los contribuyentes. Ante este problema, el ciudadano de a pie se hace la siguiente reflexión: Si los “ricos” desvían parte de sus beneficios a otras cuentas y se ahorran gran cantidad de impuestos, ¿por qué voy yo a pagar todo lo que me correspondería?”

Sin embargo, tampoco hay que desdeñar el gran problema de la economía sumergida que ronda en España el 30%, según las cifras que manejan en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, de las más altas de la UE. En el año 2012 se detectaron un total de 91.470 empleos irregulares, siendo nuestro país uno de los países del mundo con mayor economía sumergida según el ‘Intitute for Management evelopment’ (IMD), una de las más famosas escuelas de negocios del mundo, que elabora un ‘Anuario sobre Competitividad’.

Hoy más que nunca, en donde las tasas de paro en España alcanzan cotas históricas (tasa de paro 27,16% según datos del 1er trimestre EPA 2013), sigue al alza el trabajo “en negro”. En un país como el nuestro en el que contamos con más de 6 millones de parados, ¿cómo es posible que no haya estallado una revolución social de no ser por estos trabajos en la sombra? Pero, y si los paraísos fiscales a los que acceden principalmente los ricos afectan de aquella manera expuesta a la conciencia fiscal de los contribuyentes, ¿cómo afecta el que haya personas a su alrededor trabajando “en negro”?

No cabe duda de que hoy más que nunca es imprescindible en nuestro país que desde la AEAT se emprenda un amplio y serio Plan de Lucha contra el fraude. Si los contribuyentes responsables son cada vez menos, ¿cómo va a sostenerse el sistema de no ser que vean que a su alrededor se lucha por erradicar injusticias?: cuentas en paraísos fiscales, fraude del IVA, trabajadores clandestinos, cobro fraudulento del paro, etc…

Desde mi punto de vista, es necesario que siga manteniéndose el rechazo de los españoles ante actividades y personas fraudulentas (como venía recogiéndose en los últimos años en los datos del Barómetro Fiscal del IEF). Pero ésto no será posible si los contribuyentes responsables siguen percibiendo que a su alrededor se incumplen las normas.

¿Cómo percibís vosotros este gran problema de nuestro país?, ¡reflexionemos!

La desafección tributaria de los españoles… ¡en la radio!

In Conciencia Fiscal on 04/04/2013 at 09:30

Ayer tuve el inmenso honor de ser entrevistada para el programa de radio de Julia Otero en Onda Cero: “Julia en la onda“, dentro de su sección “El Gabinete”. Fue una grata sorpresa que solicitasen a una experta en mis temas de “Sociología Fiscal” para tratar el tema de la “Actitud de los españoles ante los impuestos“.

Ayer comenzaba la campaña de la renta y mientras la mayoría de los españoles piensan “cuánto les va a devolver la AEAT y qué huecos taparán con ese dinero o qué caprichos podrán darse”, para mi sorpresa en “Julia en la onda” también tuvieron a bien reflexionar además de estos temas y cuestiones más técnicas, ¡sobre qué piensan los españoles sobre su sistema tributario y más con los tiempos que corren!

El mensaje que yo quise transmitir de manera concisa y concreta fue que los españoles cada vez más vivimos una desafección tributaria, en la medida que cada vez nos encontramos más alejados y distantes con nuestra obligación del pago de los impuestos debido a nuestra pérdida de confianza en la gestión que se hace de nuestros impuestos. Este actitud se ha agudizado todavía más con los escándalos de fraude que venimos viviendo en los últimos tiempos en nuestro país, y parece que no haya llegado a lo más hondo por lo que desde las instancias políticas cabría lugar a la preocupación.

Como dije también en mi entrevista, toda Administracion Tributaria aspira al “cumplimiento fiscal voluntario” de sus contribuyentes pero sin embargo en España estamos desviándonos de la estela positiva, cumplidora y de rechazo al fraude que veníamos vivivendo en los últimos años. A pesar de la “picaresca” de los españoles, nuestro talante “utilitarista” ante la responsabilidad tributaria (qué recibimos a cambio de nuestros impuestos)  y gracias a la sanidad como servicio “estrella”, parecía que se justificaba el pago de los impuestos a cambio de una oferta pública de servicios y prestaciones de calidad. Desde luego nos movemos en un contexto en donde nuestra responsabilidad de pagar impuestos se pone en entredicho: sonados casos de fraude, elevadas tasas de desempleo, desvanecimiento de los estándares de nuestro Estado de Bienestar (sanidad, educación y pensiones)… ¿y a partir de ahora qué?

Aunque he dado charlas en seminarios, he impartido alguna clase y demás… ¡ha sido mi primera experiencia mediática para una radio española! Sin duda estaba nerviosa, no fuí del todo clara en alguna de mis intervenciones pero confío en que al menos el mensaje haya llegado. Aquí tenéis la grabación del programa, y mi intervención se extiende del minuto 3´20 hasta el minuto 7, ¡disfruten!

Sigamos reflexionando…

Cuando las cosas públicas dejan de ser “gratis”

In Conciencia Fiscal, Estado de Bienestar on 26/02/2013 at 09:30

Sin lugar a duda, no corren tiempos fáciles para los contribuyentes… ¡y menos aún para su ya mermada conciencia fiscal!

Tanto los datos del Barómetro Fiscal del Instituto de Estudios Fiscales como los del estudio Opinión Pública y Política Fiscal del Centro de Investigaciones Sociológicas, las únicas dos fuentes en nuestro país para medir la conciencia fiscal de los españoles, avalaban desde hace años que era la sanidad universal el principal sustento a la justificación del pago de impuestos en España. Pero eran otros muchos servicios y prestaciones los que se conocían y usaban por los contribuyentes, y se contaba con ellos para ser usados y disfrutados en caso de necesidad.

Sin embargo, las cosas están cambiando: se está conformando un nuevo esquema e imagen colectiva de aquellos servicios públicos y prestaciones sociales, que ahora no lo son tanto.  Ejemplo de ello sería tanto el giro que está dando la sanidad, hasta ahora pública (copagos, privatizaciones en su gestión, euro por receta…); los recortes en la educación pública; así como el devenir de otros servicios públicos más “residuales” en la conciencia fiscal de algunos españoles como pudieran ser: los servicios sociales, muy mermados por los recortes; la justicia, con la introducción de nuevas tasas judiciales; etc…

Sin contraprestaciones y con más servicios o prestaciones por los que pagar, ¿cómo se sostiene la conciencia fiscal de los españoles?

Desde mi punto de vista, y hoy más que nunca en donde nuestro hasta ahora envidiado Estado de Bienestar está dando un giro de 180 grados, sería imprescindible que desde nuestras instancias políticas se nos explicara el por qué de estos cambios, el para qué de las nuevas “tasas” y el hacia dónde vamos. No es de recibo que los contribuyentes sean informados por los medios de comunicación de nuevos Reales Decretos o peor aún, que cuando vayan a la farmacia o a tramitar alguna gestión judicial sean conscientes de que quizás no puedan permitirse esos medicamentos o ese trámite que hasta ahora eran considerados derechos ciudadanos.

Crece la preocupación de algunos por recaudar independientemente de la justicia de esas medidas o de las consecuencias que éstas puedan tener; mientras que el resto estamos más preocupados por re-estructurar nuestra conciencia como contribuyentes: cuánto pagamos, qué recibimos a cambio y qué es ahora “gratis” o ya no tanto. Y para más preocupación, la inestabilidad laboral y el gran incremento del desempleo en nuestro país provoca cambios en las necesidades individuales y colectivas de los españoles para con el Estado.

¿Cómo creéis que todos estos cambios afectarán en la conciencia fiscal de los contribuyentes?; ¿ayudaría que los políticos explicaran los nuevos cambios que van aplicando?; ¿alguna de estas nuevas medidas creéis que puede ayudar a “valorar” el coste real de lo que hasta ahora recibíamos como “gratis”?

Sigamos reflexionando…

La conciencia fiscal de los futuros contribuyentes

In Conciencia Fiscal, Educación Fiscal, Gasto público on 04/02/2013 at 09:30

Cuando corren tiempos difíciles en España en donde la corrupción política campa a sus anchas y los ciudadanos-contribuyentes nos vamos enervando más y más considerándonos estafados… ¡es complicado hablar de deberes de los ciudadanos!! Sin embargo y tras leer este mordaz y desvirtuado artículo de Rosa Montero en El País hace unos días, no me queda otra que desdecir lo dicho e intentar exponer cuál es mi experiencia sobre los esfuerzos que ya desde hace años se están haciendo en España para trabajar la conciencia fiscal de los futuros contribuyentes.

Por conciencia fiscal entendemos la obligación de contribuir al sonstenimiento del gasto público a través del pago de impuestos (deber ciudadano que se recoge en el artículo 31 de nuestra Constitución). Y en este sentido y desde el año 2003, la Agencia Tributaria estableció un Programa de Educación cívico-tributaria basado en el voluntarismo de muchos trabajadores de la institución, que con su ilusión y tesón han ido tejiendo una amplia red de formadores que van por los colegios para explicar a los más jóvenes sobre el por qué y el para qué de los impuestos. Se trata de un programa educativo basado en valores (lejos de adoctrinamientos), se intenta que sea un programa de Estado y no de Gobierno (no depende del color político del Gobierno,y prueba de ello es que ha pasado por diferentes partidos políticos en el poder) y su objetivo es tener contribuyentes del “mañana” más informados y respetuosos con lo público. Y desde los responsables y precursores del programa tuvieron la gran idea de que fuera un programa on-line, atractivo e interactivo para los niños, pero también accesible, visible y transparente tanto para padres, como profesores y para todo aquél que tenga dudas o intriga sobre cuáles son sus contenidos.

Desde luego, no es una iniciativa aislada sino que se basó en las experiencias de otros países que contaban con experiencias similares y cuyos resultados habían sido muy positivos. Véanse por ejemplo los estupendos programas educativo de Reino Unido: “tax matters” o Brasil: “leãozinho“.

Que haya periodistas u otras personas que intenten distorsionar la realidad de buenas iniciativas públicas como es este programa educativo, sin lugar a dudas pueden echar por tierra los esfuerzos por crear un país más educado en los deberes ciudadanos y puede llegar a desmotivar a aquellos que se esfuerzan por una España mejor. De ahí, que con este post yo intente desdecir lo dicho y abra los ojos a aquellos que no conozcan el programa que la AEAT, que con la colaboración del Instituto de Estudios Fiscales, han ido labrando con esfuerzo y cuyos resultados han sido muy positivos (cuentan con informes de evaluación que así lo avalan). Y sin duda, son la base para que los contribuyentes del futuro sean conscientes de la importancia que ellos contribuyan en el gasto público y valoren el coste de los servicios públicos y prestaciones sociales que el Estado pone a nuestra disposición.

¿Consideráis útil el que existan programas educativos de esta índole para los más jóvenes?, ¿si no nos informan sobre el por qué y el para qué de los impuestos, realmente con la que está cayendo los ciudadanos van a querer contribuir? Sigamos reflexionando…