sociologiafiscal

Experiments about taxes // Experimentos con impuestos

In Cumplimiento tributario, Experiment, Experimento on 24/09/2014 at 11:40

It is well-known that, in general, people don´t like to pay taxes, there are even facebook groups expressing this. Tax non-compliance is no small matter because it means an important tax gap for national revenues.

What would be neccesary to improve the payment of taxes by citizens in a voluntary way? How would taxes be seen in a more positive point of view than now?

There are several examples of experiments that try to improve tax compliance. I have seen experiments before with the same goal but the following Northamerican example, in particular, asks this question: Could we make people hate taxes a little less, and in the process increase tax compliance?

For this goal, this experiment finds two solutions to two different problems:

1) Problems:

  • First, taxpayers have little sense of where their money is actually going.
  • Second, taxpayers feel that they have no influence in the decision-making as to where their taxes will be spent.

2) Solutions:

  • The first is to better inform people, bridging the knowledge gap between paying taxes and the public goods that taxpayers receive in return.
  • The second is to give taxpayers an opportunity to express their preferences on public spending.

The results indicate that if people are given the opportunity to express a preference on how their taxes are spent, they are much less likely to cheat. Simply by making the tax form more interactive, governments could increase tax compliance, while empowering citizens and improving their attitudes towards taxation.

In your opinion, Would this kind of experiments have positive results for your country?

Waiting for your opinions.

_____________________________________________________________________________________

No os cuento ninguna novedad si digo que, en general, a nadie le gusta pagar impuestos (hasta grupos de facebook gritan “¡Odio pagar impuestos!”). Pero sin embargo, el coste del incumplimiento o fraude tiene unos costes económicos altísimos para cualquier Gobierno y es por ello que surgen iniciativas de “laboratorio” para buscar fórmulas que mejoren el cumplimiento tributario voluntario.

¿En qué condiciones los ciudadanos estarían dispuestos a pagar sus impuestos de forma voluntaria? ¿Qué razones deberían de darse para que los contribuyentes dejasen de ver los impuestos como una losa?

Por mi labor de consultoría y asesoría a Organismos Internacionales y Administraciones tributarias, principalmente, ya me había hecho eco de experimentos realizados en diferentes países con el fin de mejorar el cumplimiento tributario.

Aquí os expongo un ejemplo de ellos, éste llevado a cabo por investigadores norteamericanos que intentan manejar el siguiente problema: “¿Podemos hacer que la gente odie un poco menos el pago de los impuestos y en consecuencia incrementar su cumplimiento tributario?”. Para ello, encuentran dos soluciones a dos problemas concretos:

1) Problemas:

  • Los contribuyentes no saben muy bien a dónde va su dinero en impuestos;
  • Y en segundo lugar, los contribuyentes sienten que no pueden influir sobre en qué se gastan los impuestos. Como resultado, se sienten frustrados por creer que se está perdiendo mucho dinero en un agujero negro.

2) Soluciones:

  • La primera sería informar mejor sobre la relación entre impuestos y gasto público, en relación con los servicios públicos que los contribuyentes reciben a cambio de su esfuerzo tributario;
  • Y en segundo lugar, se trataría de dar la oportunidad a los contribuyentes en expresar sus preferencias sobre el gasto público.

De entre los experimentos realizados por estos investigadores de la Universidad de Havard y Pittsburgh se desprenden las siguientes conclusiones importantes a tomar nota:

  • Cuando los ciudadanos son preguntados por sus preferencias en qué gastar el dinero que pagan en impuestos, expresan mayor satisfacción y además tienen mayores niveles de cumplimiento tributario;
  • Mayor información sobre en qué se gastan sus impuestos, hace de los contribuyentes mayores cooperantes en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

¿Creéis que este tipo de experimentos surtirían también resultados positivos?

Sigamos reflexionando…

_

Anuncios
  1. Yo tengo la sensación de que sería muy positivo, y recientemente ha habido iniciativas que buscan proporcionar esa información de forma clara: http://www.dondevanmisimpuestos.es/

    En cuanto a recabar la opinión de los ciudadanos creo que el ámbito local es ideal para poner en marcha presupuestos participativos. Curiosamente no tengo la sensación de que los movimientos políticos alternativos hagan bandera de esto (aunque quizá sí lo defienden, no lo sé).

  2. Efectivamente, Fidel. Sin duda, la información sobre a dónde va el dinero de nuestros impuestos es clave para lograr una ciudadanía contribuyente más informada y conforme con sus obligaciones tributarias.

    No es la primera vez que incido en la necesidad de información adecuada, ni tampoco sobre el tema del presupuesto participativo que planteas. Sino, echa un ojo a este post del pasado septiembre: https://sociologiafiscal.wordpress.com/2013/09/09/gasto-publico-y-politica/

    Un abrazo y sigamos reflexionando!

  3. ¿Que la información ayuda a comprender y apoyar una iniciativa sea del tipo que sea es un experimento? Es simplemente una aplicación de la lógica… Si tú sabes en qué y por qué se gasta tu dinero no lo verás como un gasto, sino como una inversión. O justo al contrario, cuando ves que tu dinero lleva a EREs, cuentas en Suiza y mierdas por el estilo te entran ganas de darle tus impuestos a Cáritas para que haga algo que merezca la pena con ellos.

  4. Este tipo de “experimentos”, Miguel, son usados en el ámbito de la psicología social y su objetivo es aceptar o refutar una hipótesis. En este caso, el hecho de cómo se comportan unos ciudadanos-contribuyentes cuando se les plantea que decidan sobre en qué gastarse sus impuestos o bien cuando son informados sobre en qué se destina el gasto público.

    Obviamente y como bien dices, es lógico que alguien mejor informado esté más conforme con sus obligaciones, pero sin embargo parece que las Administraciones tributarias y el ejecutivo no lo ven tan claro cuando en la mayoría de los casos se carece de información y brillan por su ausencia los presupuestos participativos de los que habla Fidel.

    Gracias por vuestras aportaciones y… ¡sigamos reflexionando y opinando!

  5. Como ya se ha comentado, el ámbito territorial ideal para esta clase de experimentos es el local. Asimismo, el poner en marcha paralelamente un proceso participativo en la toma de decisiones presupuestarias, como ya existe en países de nuestro entorno europeo, podría contribuir a una mayor implicación de la sociedad no sólo desde el punto de vista de participación social, sino también de poner en valor los servicios públicos y la necesidad de aportar por parte de todos.
    Otro factor importante es la proporcionalidad, el ciudadano medio no observa que el más rico pague más que el más pobre y las noticias sobre evasiones fiscales generalizadas entre las élites no ayudan.
    En todo caso creo que sería necesario avanzar en una mayor descentralización, a fin de que los entes locales tuviesen más competencias, al tiempo que una mayor capacidad fiscal.
    En ciudades grandes estas cuestiones son más complicadas, pero en localidades ‘medianas’ el control de los presupuestos y del buen uso de los recursos debería ser posible.
    Por otro lado, cuando pagas por un servicio que no se presta o su prestación dista de ser eficiente o adecuada… en fin… a mí me cuesta horrores pagar la tasa de basuras en Madrid.

  6. He leído el contenido del blog y creo que, como mínimo, sirve para
    confirmar lo que algunos venimos diciendo hace tiempo en nuestros trabajos: Es imposible que la gente NO odie los impuestos si no saben a dónde va su dinero. Por eso, la
    información y la formación son, a mi juicio, tan importantes.
    Aunque las cuestiones que se plantean (adóde va el dinero y cómo influir sobre los gastos son interesantes,.tal vez faltaría plantear la cuestión de si el pago de los impuestos es o no equitativo.
    Creo que el buen marketing es esencial para transmitir los mensajes de lo
    que se hace con el dinero público. El problema es que la opinión negativa
    de los impuestos está tan extendida que los políticos no quieren hablar de
    impuestos, como no sea para bajarlos.
    En todo caso, me parece bien que se hagan esos experimentos para ir
    acumulando masa crítica en favor de Impuestos bien gestionados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: