sociologiafiscal

¿Es congruente hablar de bajadas de impuestos cuando estamos sometidos a múltiples recortes sociales?

In Conciencia Fiscal, Recortes sociales on 10/12/2013 at 11:00

Llevo semanas pensando cómo estaría afectando a la opinión fiscal las noticias contradictoras que por ejemplo se estaban dando desde la clase política madrileña: se habla y “pavonean” de que van a bajar impuestos, mientras en la capital se vive en una manifestación continua por los recortes en sanidad y educación principalmente.

Si muchas veces el principal objetivo de la clase política y de la Administración Tributaria debiera ser saber comunicar adecuadamente sus logros y actuaciones para la mayor comprensión entre sus ciudadanos (y más en el caso de los impuestos en donde existe escasa cultura tributaria en nuestro país), ¿qué pasa cuando a éstos se les dan discursos incongruentes? ¿es compatible bajar impuestos si se están haciendo recortes sociales por todos lados? Desde mi punto de vista, NO.

La ciudadanía española está sufriendo de un tiempo a esta parte recortes en los principales servicios públicos y prestaciones sociales, incluso entre aquellos que justificaban el que cumpliesen con sus obligaciones tributarias, principalemente la sanidad. La lógica sería pensar que si se están haciendo recortes es porque no se cuenta con los ingresos públicos suficientes para poder financiar lo que hasta ahora teníamos, pero entonces, ¿qué sentido tiene bajar impuestos? ¿eso no supone menor recaudación todavía?

Si bien es cierto que hasta ahora todo lo dicho son suposiciones viendo el clima social y fiscal que me rodea, hace unos días se publicaba un estudio realizado por “Simple Lógica” sobre “Bajada de impuestos y recortes sociales“, que me venía al “pelo” porque viene a confirmar mis reflexiones. He de reconocer que me alegra mucho que se realicen estudios de esta índole, en donde se comprueba directamente que cuando a los ciudadanos se les pone en situaciones concretas, sus percepciones y opiniones cambian. En este sentido, en este estudio casi la totalidad de la población (90% de los encuestados) dicen estar a favor de una bajada de impuestos, pero cuando se les pone en la tesitura de que si esa bajada se produce manteniendo los recortes sociales, entonces este porcentaje da un giro de 180 grados y más de 7 de cada 10 rechaza esa bajada impositiva.

Este estudio vendría a refutar lo que se observaba ya en el bloque específico de preguntas realizado por el Barómetro Fiscal de 2011 del Instituto de Estudios Fiscales (IEF) titulado “Crisis e impuestos” (capítulo 4). Entre las preguntas propuestas se planteaba a los encuestados varias medidas de ahorro relacionadas con la fiscalidad, y se comprobaba cómo había un amplio consenso (entorno al 80%) por mantener la calidad y cantidad de los servicios públicos y prestaciones sociales frente a una posible rebaja de impuestos, tal y como se observa en la siguiente tabla de este informe del IEF.

crisis e impuestos 2011

Con estudios de este tipo en donde se recogen de primera mano opiniones y percepciones sociales sobre la fiscalidad en España, se pone de manifiesto cómo aunque de forma independiente la gran mayoría de los ciudadanos se pronuncian a favor de una menor carga fiscal soportada (bajada de impuestos), en situaciones concretas como la actual llena de recortes y pérdida de la calidad del Estado de Bienestar, estas percepciones cambian por completo.  

Por todo ello, es de suma importancia que desde las instituciones públicas se den mensajes congruentes y no contradictorios hacia la ciudadanía. El bajar o subir impuestos no puede venir supeditado a decisiones unilaterales de un político, o la necesidad de ganar votos. Este tipo de cuestiones comunicativas deberían cuidarse mucho y consensuarlas con las Administraciones Tributarias de nuestro país (AEAT y otros organismos de recaudación autonómicos) puesto que de otro modo, ésto afectará directamente al nivel de cumplimiento tributario de los contribuyentes. Si éstos consideran, por poner el ejemplo actual, que no es justo el bajar impuestos mientras se mantienen los recortes, posiblemente se extiendan los casos de rebeldía fiscal (evasión o fraude).

¿Para vosotros es compatible bajar impuestos y mantener los recortes? ¿Cómo de importante son las noticias sobre impuestos en vuestra actitud a cumplir o no cumplir con vuestras obligaciones tributarias?

¡Sigamos reflexionando!!!

Anuncios
  1. Interesante entrada que además suscribo íntegramente, no considero que sea bueno bajar impuestos y al mismo tiempo recortar la sociedad de bienestar.
    Siempre he considerado como los pilares de nuestra sociedad la sanidad y la educación, algo que he debatido extensamente con mi buen amigo Jon, para él prevalece la sanidad para mí la educación. Ambas, sin lugar a dudas, deberían estar exentas de recortes, si en un apartado se está derrochando pues se destina esa partida a otro aspecto del mismo ámbito, como por ejemplo a investigación. Nunca debería menguar el presupuesto de estas dos áreas.
    Tras leer esta entrada queda patente que el recorte en bienestar es una cuestión política, la ciudadanía está en contra ¿Por qué los políticos prefieren meter mano en estas dos áreas fundamentales? Supongo que si se quiere mal pensar se puede decir que las comisiones en material clínico o libros son más bajas que las que dan aeropuertos y demás obras faraónicas.
    A mí me cuesta pensar mal de la gente, aunque haya personas que evidentemente se dedican a la política para forrarse, creo que el problema es que la educación o la sanidad no lucen. Pongamos por ejemplo la educación, por eso de que es mi debilidad ¿Un político se sentiría orgulloso de que en sus alumnos salieran de la escuela pública con un inglés impoluto, sabiendo estructurar un texto y con un perfecto conocimiento de matemáticas o prefieren que su pueblo o ciudad tenga un museo/aeropuerto/auditorio hecho por Calatrava? Tristemente creo que el gestor prefiere el bien tangible que pueda inaugurar, ponerle una placa y llenarse de orgullo cada vez que lo cruce a hacer una inversión a largo plazo que nadie le va a reconocer el mérito.
    Por lo que el análisis parece sencillo, la clase política actual no está cualificada para gobernar, pero es muy fácil echarle la culpa de nuestros males a otros. Si un político en campaña electoral afirma que su principal inversión va a ser en talento, que va a traer a los mejores docentes, para conseguir las tres capacidades mencionadas, y otro dice que su proyecto para esa legislatura es la construcción de una infraestructura ¿Quién gobernaría tras las elecciones? ¿El que promete un bien tangible o el que promete uno intangible?
    Enhorabuena por este blog concienciador, hace falta y vuestra forma es muy enriquecedora ¡Espero que tengáis una Feliz Navidad y próspero Año Nuevo!

    • Estimado Fernando, te agradezco tu comentarios y también suscribo sobre tus reflexiones.

      Los dos pilares básicos de cualquier Estado de Bienestar son, como bien apuntas, la sanidad y la educación. Ambas sin duda son las más machacadas por los recortes sociales y las que en mayor caso justifican el pago de impuestos para los españoles, es especial la sanidad como “servicio estrella”.

      Las decisiones de redistribución de la riqueza gracias a la solidaridad tributaria de los ciudadanos, no deben verse supeditadas al criterio interesado de ningún político. De hecho,como servidores públicos, son ellos los primeros que deberían respetar este principio de la la Teoría de la Hacienda Pública.

      Creo lo de ponerse “medallitas” muchas veces, tristemente, pesan más que mirar por el beneficio y bienestar del país al que representan.

      Pero también con mi post, intento hacer reflexionar a los ciudadanos a que lo bueno no es bajar impuestos por defecto, sino que los criterios de la presión tributaria también deben verse supeditados a un contexto económico y social determinado.

      ¡Felices fiestas y estupendo 2014 para ti también!

      Sigamos reflexionando…

  2. Hay un error, desde mi punto de vista, en el planteamiento, bajar los impuestos no tiene porque significar recaudar menos impuestos. Una bajada de impuesto incentiva la economía, porque genera más riqueza a quien emprende y la gente está más motivada a ello, se elimina parte de la economía sumergida, se incentiva la llegada de capital extranjero….. Esto ha pasado en repetidas ocasiones en la economía, el mejor ejemplo es el modelo de crecimiento de Bill Clinton…. Lo realmente complicado es saber si hoy en día con las restricciones de crédito existentes una bajada de impuestos puede generar un crecimiento económico.

    • Muchas gracias por tu apreciación, Pedro.

      Si bien es cierto que desde un punto de vista teórico, la bajada de impuestos no tiene porqué estar relacionada con una disminución de los ingresos sino que en muchos casos puede suponer un incentivo al consumo y ahorro, en este blog intento que reflexionemos sobre la fiscalidad desde un punto de vista social/sociológico.

      En este caso, hemos de recordar que las últimas subidas de impuestos a nivel nacional han venido amparadas e incluso “justificadas” por las presiones de la UE y por la necesidad de mayor liquidez. En este sentido, si ahora que seguimos inmersos en una clara recesión se plantea en alguna CC.AA como es el caso de Madrid una disminución de impuestos y a la par se está desarrollando una dura política de recortes sociales, la ciudadanía lo percibe en la mayoría de los casos como incongruente e injusto (como bien se observa por los datos de encuesta que aporto en este post), afectando así a su nivel de incumplimiento y justificación del fraude.

      Desde mi punto de vista, la clase política debería ser consciente de que los ciudadanos en su mayoría no gozan de cultura económica ni mucho menos fiscal, por lo que es TAN importante el explicar el porqué y para qué de todas las medidas que aplican. Además de por supuesto, plantearse la necesidad de mejorar la educación financiera y fiscal para las futuras generaciones.

      ¿Creéis que son incongruentes estas dos medidas para el punto de vista social, o como Pedro las consideráis tal vez compatibles?

      Sigamos reflexionando…

  3. Gran iniciativa, felicidades… Ciudadanos mejor informados de lo q hace su admón mejora su percepción y por lo tanto la calidad de la democracia!

  4. Hola María,

    por fin me decido dejar un comentario en tu blog!

    Sólo puedo felicitarte por el trabajo que haces, por ser innovadora y pionera y haber tenido la audacia de crear un espacio de debate sobre sociología fiscal, cuando en nuestro país, esta materia no tiene el peso que debería.

    También porque en España es realmente necesario que desde la Administración se impulsen acciones de educación fiscal, que los ciudadanos tengan esa “conciencia” o responsabilidad con respecto a sus obligaciones, porque de esta manera también podrán ser más conscientes de sus derechos y por supuesto se incrementaría el cumplimiento fiscal, beneficioso para todos.

    No obstante, la educación fiscal debe tener varias vertientes, no solamente la que se dirige a “educar” al ciudadano, sino que la Administración debe ser ejemplar en sí misma. De esta forma y ya en relación directa con el tema de tu post, creo que cuando un Poder Público decide disminuir o incrementar impuestos, tiene como deber explicar las razones reales de la medida y los efectos y el impacto que estas reformas tendrán en los ingresos públicos y en el gasto.

    En mi opinión, las bajadas de impuestos anunciadas por ciertas Comunidades Autónomas no son más que captación de votos. No creo que los efectos de reducir el tramo autonómico del IRPF o el impuesto de transmisiones patrimoniales vayan a fomentar un aumento del consumo que nos salve a todos de la crisis. En mi opinión, simplemente están creando una ilusión al contribuyente que cree que tras la bajada de este tipo de impuestos tendrá mayor poder adquisitivo. Sin embargo, estas bajadas serán claramente compensadas, no solamente con recortes en ciertos tipos de gasto público (aunque no necesariamente la bajada de impuestos provoca directamente una reducción del gasto público en estas materias ya que existen otras fuentes de ingresos para el Estado y el recorte es una decisión discrecional), sino que también se incrementan otros tipos de ingresos fiscales, tasas, precios de los servicios públicos como el transporte público, las tasa de basuras, los impuestos sobre bienes inmuebles etc… En definitiva, el contribuyente seguirá pagando, sino es vía IRPF, vía tasas, precios, contribuciones especiales, impuestos especiales e indirectos. Bajan unos y suben otros…

    A mi lo que me parece ciertamente injusto es que rebajen ciertos impuestos de orden general pero que suban los precios de los servicios públicos y por supuesto que disminuya el gasto en educación y sanidad. Estos servicios deberían ser financiados en la mayor medida por la Administración y no por el usuario.

    También sería ideal que estos Poderes Públicos explicaran o adjuntaran junto con los Decretos de estas medidas, estudios de impacto económico, que me consta que se hacen, pero que realmente expliquen cómo va a influir la medida en las arcas del gobierno o región y en el gasto público. Y que estos informes no estuvieran “trucados” o ” dirigidos” a justificar medidas de origen exclusivamente político. Si toman medidas de carácter político o ideológico que lo asuman y sean claros.

    Muchas gracias por tu blog y seguiré comentando!!

    • Muchísimas gracias por tu opinión y halagos, Isabela, ¡y bienvenida!!

      Sin duda mi “esfuerzo” alimentando este blog no tendría sentido sin vuestras lecturas, comentarios y reflexiones… así que os animo a seguir participando y crear debate, que es de lo que se trata.

      Quizás como bien apuntas, además de una buena comunicación sobre las medidas, el aportar datos reales sobre el impacto económico de las medidas, les diera una mayor veracidad: “qué gana la Adminisración con esta medida y por extensión, todos los ciudadanos”.

      Concuerdo contigo en que, como apuntaba el otro día a raíz del comentario de Pedro, a pesar de que las bajadas de impuestos en cierta manera puedan dar mayor poder adquisitivo a los ciudadanos… quizás en el caso actual se queden en meras ilusiones financieras. ¿De qué sirve tener que pagar menor IRPF o IVA si con ese margen tienes que adquirir un seguro de salud privado o pagar un colegio concertado o privado en vez de seguir en uno público?

      Sigamos reflexionando…

      • Totalmente de acuerdo con la iniciativa, los objetivos del blog, etc… Creo en lo público y en su función ejemplificadora. Lo público en defensa del interés general, pero que medidas o actuaciones concretas a realizar?

      • Bienvenido de nuevo, Manel y gracias de nuevo por tu intervención.

        La idea sería estudiar la percepción social de estas medidas de comunicación para ver las “deficiencias” existentes entre los diferentes grupos de contribuyentes de modo que se puedan desarrollar específicamente medidas concretas para la mejora de estas opiniones/percepciones.

        Este año he realizado para la Hacienda Foral de Navarra un plan de medidas de información, comunicación y educación para introducir dentro de su nuevo Plan de Lucha contra el Fraude. Se trata pues de estudiar el caso concreto a nivel nacional, autonómico o local, y detectar hacia dónde debe la Administración Tributaria o ente recaudador enfocar sus esfuerzos.

        Sigamos reflexionando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: