sociologiafiscal

¿Qué sería de España sin su economía sumergida?

In Conciencia Fiscal, Fraude Fiscal on 06/05/2013 at 09:30

Los escándalos relacionados con cuentas en paraísos fiscales son todo un clásico tanto en nuestro país como en otros vecinos, y son sin duda un grave problema de fraude fiscal que afecta directamente sobre la conciencia fiscal de los contribuyentes. Ante este problema, el ciudadano de a pie se hace la siguiente reflexión: Si los “ricos” desvían parte de sus beneficios a otras cuentas y se ahorran gran cantidad de impuestos, ¿por qué voy yo a pagar todo lo que me correspondería?”

Sin embargo, tampoco hay que desdeñar el gran problema de la economía sumergida que ronda en España el 30%, según las cifras que manejan en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, de las más altas de la UE. En el año 2012 se detectaron un total de 91.470 empleos irregulares, siendo nuestro país uno de los países del mundo con mayor economía sumergida según el ‘Intitute for Management evelopment’ (IMD), una de las más famosas escuelas de negocios del mundo, que elabora un ‘Anuario sobre Competitividad’.

Hoy más que nunca, en donde las tasas de paro en España alcanzan cotas históricas (tasa de paro 27,16% según datos del 1er trimestre EPA 2013), sigue al alza el trabajo “en negro”. En un país como el nuestro en el que contamos con más de 6 millones de parados, ¿cómo es posible que no haya estallado una revolución social de no ser por estos trabajos en la sombra? Pero, y si los paraísos fiscales a los que acceden principalmente los ricos afectan de aquella manera expuesta a la conciencia fiscal de los contribuyentes, ¿cómo afecta el que haya personas a su alrededor trabajando “en negro”?

No cabe duda de que hoy más que nunca es imprescindible en nuestro país que desde la AEAT se emprenda un amplio y serio Plan de Lucha contra el fraude. Si los contribuyentes responsables son cada vez menos, ¿cómo va a sostenerse el sistema de no ser que vean que a su alrededor se lucha por erradicar injusticias?: cuentas en paraísos fiscales, fraude del IVA, trabajadores clandestinos, cobro fraudulento del paro, etc…

Desde mi punto de vista, es necesario que siga manteniéndose el rechazo de los españoles ante actividades y personas fraudulentas (como venía recogiéndose en los últimos años en los datos del Barómetro Fiscal del IEF). Pero ésto no será posible si los contribuyentes responsables siguen percibiendo que a su alrededor se incumplen las normas.

¿Cómo percibís vosotros este gran problema de nuestro país?, ¡reflexionemos!

Anuncios
  1. Todo muy bonito, pero si las cosas funcionasen en este país como tienen que funcionar, pero efectivamente, a quien tienen que meter mano primero, y por ese orden es a toda esa gente que amasa y amasa pasta y se la lleva a otros países (enriqueciéndose para mas inri, con pasta que no es suya). Es tristemente, El “pobrecito” que no tiene trabajo, no cobra paro y no tiene donde caerse muerto, y cobra una “chapuza” en B para poder subsistir, al que pillan, al que persiguen y al que crujen. Primero hay que predicar con el ejemplo, son los que nos mandan los primeros que están robando, y de que manera!!!, es indignante que ni siquiera se permitan el lujo de exijir….se pueden ir todos a tomar por el culo, uno tras otro…. No me parece mal, que quieres que te diga, al final en esta mierda de pais, pagamos todo los que tenemos un sueldo de mierda y los que no tienen un guil para subsistir, por mi parte lo llevan clarinete, todo lo que pueda en B, hasta que no vea claridad y ejemplo donde ya sabemos todos….

  2. Es bien cierto lo que dice Fer, resulta frustrante que los políticos & co. no prediquen con el ejemplo de una economía sostenible y sean los que subsisten a duras penas los que deban “apoquinar”. De cualquier manera creo que es algo netamente cultural. En países anglosajones, a los que a veces ridiculizamos, la educación cívica incluye desde no cruzar un semáforo en rojo (para dar “ejemplo” a los niños) hasta no ver como una “machada” el defraudar al fisco. Claro que tanto los salarios como los organismos de control estatales son, respectivamente, más altos y más competentes. María felicidades por el artículo.

  3. La economía sumergida, querida Goenaga, la entiendo al menos de tres formas diferentes.
    En primer lugar, me parece escandaloso lo de los dineros que terminan en los paraísos fiscales, ya que son países pequeñitos que funcionan de esta forma, porque de una u otra manera, están auspiciados por los gobiernos de los países grandes.
    En segundo lugar, está la economía sumergida de trabajadores corrientes, que estos, a demás de ser insolidarios con el fisco, son competencia desleal con sus compañeros de profesión.
    Y por último, existen algunas actividades micro-económicas, que si tuvieran que hacer frente a las cargas legales, su rentabilidad seria nula. Estas pequeñas cantidades de dinero, termina siendo un pequeño montoncito que circula dentro de la economía del país y a fin de cuentas también son economía

  4. Chicos, muchas gracias a los tres por vuestros comentarios e impresiones.

    Sinceramente en momentos de crisis, desde mi punto de vista, determinadas actitudes pueden ser más “justificables” pero hemos de pensar qué puede provocar a futuro el que estos comportamientos se vayan normalizando a nuestro alrededor.

    Desde luego que los paraísos fiscales son más punibles en la medida que las cantidades “defraudadas” son más elevadas, ¿pero acaso no debería ser igualmente rechazable que las personas trabajen en negro, o defrauden a la seguridad social, o se beneficien de ayudas que no les corresponden? Como bien dice Mariano, la clave está en la EDUCACIÓN y en este caso hablamos de educación fiscal en donde se nos explique desde pequeño los valores del respeto por lo público y el coste/beneficio del pago de los impuestos. Y por supuesto que la referencia y ejemplo de la clase politica diligente deber ser obligatoria, y no corren buenos tiempos en este aspecto…

    Al hilo de mi post, ahí va un estudio realizado por VISA super reciente que os recomiendo: http://www.visaeurope.es/es/sala_de_prensa/notas_de_prensa/articles/2010/la_econom%C3%ADa_sumergida_alcanzo.aspx

    Un abrazo y ¡sigamos reflexionando!!!!

    • Es cierta toda esa suciedad e injusticia que nos rodea, ante la que nos vemos impotentes e indignados porque sabemos que tiene solución, como tienen nombre y apellidos quienes la cometen y quienes tienen el deber y el poder de remediarla pero no lo hacen. Contra lo que puede ser cómodo creer, todos siempre podemos hacer algo desde nuestra posición y a nuestro nivel. Crear opinión, dar ejemplo, protestar en voz alta, como mínimo. Lo que jamás deberíamos hacer es pasar a engrosar las filas de los desalmados, los defraudadores y demás culpables. Con esa actitud no les causamos a ellos ningún mal, pero sí se lo hacemos a los ciudadanos que cumplen sus deberes. Yo tengo otra importante razón para no hacerlo: mi sentido de la ética, mis valores y mis principios no dependen de los avatares externos ni del comportamiento de los demás; y, desde luego, no los construyo y mantengo a base de ponerme a la altura de los peores. Yo no quiero ser uno de ellos.

  5. El artículo me parece interesante, sólo una pequeña aportacion. Si este blog pretende, como se dice en la introduccion, una visión social de los impuestos, creo que habría que poner sobre la mesa, o tratar de identificar, aunque nos equivoquemos, y solo como punto de partida, los verdaderos determinantes “sociales” que estan detrás de la economía sumergida, y que podemos compartir con paises de nuestro entorno (Italia, Portugal).
    Una pregunta que cabe hacerse es la siguiente:
    – ¿la economia sumergida afecta a todas las categorias sociales por igual?
    – ¿que causas de caracter social estan detras de ella?
    – Si no es así ¿a que grupos, sectores y colectivos afecta de manera más directa?

    Uno de estos colectivos, que no el único ni el más importante, son los inmigrantes (el volumen de inmigración recibido en los últimos 13 años en España no tiene comparación en ningún otro país desarrollado). Creo que los inmigrantes, o una buena parte de ellos, han venido a engrosar las filas de los trabajadores precarios, y, en muchos casos, de economia sumergida. Pero, ojo, no sólo los inmigrantes irregulares, que también, sino muchos de ellos con permiso de residencia y trabajo. Conozco bien de cerca personas incluso con la nacionalidad española (argentinos y cubanos) que estan trabajando sion contrato desde que vinieron a España y lo curioso es que lo hacen en empresas que no son marginales. Algo tendrá que ver la inspección laboral en este tema.

  6. Marta, yo desde luego tampoco quiero unirme al grupo de personas que toleran y apoyan a los defraudadores e incluso se unen a ellos. Es cierto que a veces es mucho más fácil que sea punible los actos de los grandes defraudadores, pero ¿es más tolerable el que haya defraudadores a pequeña escala?, ¿sus actos no nos afectan a todos los que cumplimos con nuestras obligaciones tributarias?

    Y en cuanto a lo que comentas tú, Paco, desde luego son muchos los determinantes sociales que afectan a la economía sumergida. La principal sin duda, desde mi punto de vista, es la falta de educación cívica y en valores de los españoles y también añadiría el hecho de que por parte de los gestores políticos tampoco hay mucha transparencia sobre el porqué y el para qué de nuestros impuestos (ingreso y gasto). Y en cuanto a los colectivos a los que más afecta, creo que sí puede ser verdad que los inmigrantes están perjudicados por trabajar en sectores poco transparentes, pero aquí me refiero más a la actitud individual de los ciudadanos españoles, no tanto al ser contratados en B (sin tener uno mismo opción de elegir otra cosa), ¿de verdad hay sectores determinados o se trata de personas individuales las que deciden ser responsables o no?

    ¡Muchas gracias por vuestras aportaciones!

    Sigamos reflexionando…

  7. Tal vez, ha llegado el momento de crear un nuevo sistema político, un nuevo modelo de convivencia. La democracia representativa ya no sirve, al tiempo que toodo parece indicar que una democracia participativa tampoco va a servir porque no la clase política no escuchan la voz del pueblo.
    Los políticos que elegimos democráticamente no buscan el interés público, sinó el suyo propio. Hace falta una nueva revolución social civilizada e inteligente. Un neocapitalismo inclusivo, sostenible, social y cohesionador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: