sociologiafiscal

Érase una vez, una vida SIN impuestos (1ª parte)

In Conciencia Fiscal on 13/02/2012 at 08:30

¿Alguna vez os habéis planteado como sería la vida SIN impuestos??. Posiblemente la respuesta más inmediata de muchos sería: “¡MARAVILLOSA!”, pero quizás recapacitando un poco más… ¡la respuesta fuera totalmente la contraria!.

Desde mi trayectoria profesional he tenido la suerte de encontrarme con estupendos e imaginativos profesionales que de manera pedagógica me han hecho que aprenda a valorar muy mucho nuestro Estado de Bienestar, o lo que vivir en uno como el nuestro supone. Y justo es lo que pretendo yo hacer ahora con la reflexión que voy a plasmar en este nuevo post, intentar transmitir cómo sería vivir sin impuestos.

Érase una vez… MI VIDA SIN IMPUESTOS:

Una mañana más suena el despertador… son las 8am… hace frío, remoloneo debajo del edredón… ¡arriba!!. Consigo levantarme y voy hacia el baño una mañana más a lavarme la cara para desperezarme y comenzar el día… ¿agua?, ¡no hay agua!… oh, Dios mío, GLUP. Pienso que habrá habido un problema con alguna fuga en el edificio así que no me preocupo, pero pienso… ¡más vale que ayer me duché en el gimnasio!.

Me visto y salgo a la calle sin desayunar como siempre… lo hago en el trabajo. Me dirijo como todos los días a la parada del autobús y conforme voy yendo me doy cuenta de que las aceras son un desastre, están todas rotas y la carretera está también horrible y los coches van pegando botes… ¿qué habrá pasado?, me pregunto. Llego a la parada, o lo que queda de ella… la marquesina son 2 hierros oxidados y no hay ni información sobre las líneas, ¡qué raro!!. Espero, espero, espero… pero no llega ningún autobús. Durante la espera me doy cuenta de que se suceden varios accidentes por la zona de plaza españa, ¡madre mía, no funcionan los semáforos de la zona y no hay ningún policía a la vista!!!….”

De verdad que no pretendo ser tremendista, pero realmente si pensamos sobre ello, nuestra vida sin impuestos conllevaría a que: cada uno de nosotros quizás no pudiéramos pagar el agua que consumimos… las aceras por las que transitamos… las carreteras por las que conducimos… ni la seguridad que vela por nosotros.

Muchos se plantean hoy en día que para los servicios públicos y prestaciones sociales que recibe, ¡mejor pagar por lo que utilice!, ¿pero de verdad sería viable??. Tal vez un puesto escolar en un centro privado fuera viable, aunque por supuesto no para todos, ¿pero el tramo de carretera que nos lleva al trabajo (coste= 1 Km. de autovía viene a costar entre 4 y 5 millones de Euros, dependiendo de la orografía del terreno)? o ¿los policías que por nuestra seguridad civil y vial?.

Abogo por valorar todo lo que nos brinda vivir en un Estado de Bienestar como el actual (o lo que queda de él), a respetar todo lo público y pagado con el esfuerzo de todos, y sobre todo a pensar que de nuestro cumplimiento fiscal voluntario depende mucho el seguir teniendo la calidad de vida actual. Y no, no me olvido de la importancia de la gestión pública, del papel de los ejecutivos, etc… pero nosotros también somos parte responsable.

¿Alguna vez os habíais planteado vivir en un país sin impuestos?, ¿qué servicios o prestaciones públicas echaríamos más de menos de no tenerlas o no poder pagarlas individualmente?.

Una vez más… ¡reflexionemos!.

Anuncios
  1. “Mi vida sin impuestos” sería, parafraseando el título de la película de Isabel Coixet, “Mi vida sin mí”, en el sentido de que si en mi país no existieran impuestos, sin duda, yo no sería quien soy, ni tan siquiera existiría la clase social a la que pertenezco.

    Por desgracia, solemos contemplar los impuestos sólo como contribuyentes, es decir, como pagadores, y no como beneficiarios de ellos. Algo se hace mal desde los poderes públicos cuando al oír la palabra “impuestos”, todos los ciudadanos pensamos automáticamente tan sólo en un gravoso deber que nos cuesta dinero; no pensamos en lo que nos ahorran, ni mucho menos en que disfrutamos de bienes y servicios que jamás podríamos costearnos individualmente.

    Hay quienes dicen que hacen cuentas y lo que reciben no les compensa por lo que pagan. El pequeño relato de María es bastante ilustrativo. Siempre se habla de la sanidad (rara vez me pongo enferma), de la educación (no tengo hijos), de los servicios sociales (nunca he cobrado ni cobraré por desempleo; no necesitaré las ayudas y servicios por dependencia), de la pensión (ya me dejo en ella una parte de mi sueldo). Con independencia del valor que tiene la tranquilidad de saber que si esos riesgos se concretan, para mí o para mis seres queridos, los tendré cubiertos sin necesidad de reservar grandes cantidades por si acaso o de verme abocada a pedir un crédito de incierta concesión y gravosos intereses, hay otras muchas cosas de las que disfrutamos. Quizá las damos tan por supuestas que ni las percibimos: el agua corriente, la electricidad para enchufarlo todo o la telefonía, de las que sólo pagamos parte; las estaciones, aeropuertos y carreteras. Simplemente, salir a la calle y que esté la calle, con todo lo que hay en ella. Pero, sobre todo, la democracia, el orden jurídico, los derechos humanos o la libertad; grandes cosas que cuestan dinero y que únicamente entre todos podemos pagar. Bueno, “entre todos”. Si realmente fuera entre todos, serían menos imperfectas y más completas.

  2. Mi vida sin impuestos no tendría nada que ver con la que tengo la suerte de disfrutar. Cuando era niña en mi casa no había teléfono, no había televisión, no había calefacción, y la sanidad no era como ahora. Mis padres tenían que pagar una iguala al médico.
    Con los años, el progreso y, sobre todo, el generalizar y formalizar el pago de los impuestos, ha hecho extender y garantizar unos servicios y prestaciones sociales, que nos hace a todos los ciudadanos, con crisis o sin ella, vivir con una cierta dignidad. Sobre todo nos hace vivir con unas necesidades básicas cubiertas.
    Si no fuera por los impuestos esas necesidades básicas no todo el mundo podría satisfacerlas y las condiciones de vida generales no serían tan cómodas. Con los impuestos tenemos una sanidad pública que hay que proteger, una educación pública que hay fortalecer y unas prestaciones sociales que debemos defender con toda energía.
    Pagar impuestos produce servicios públicos para todos los ciudadanos por igual y hace posible el Estado de bienestar. Un estado irrenunciable para la calidad de vida individual y colectiva.
    ¿Se cambiaría alguien por vivir en un lugar sin agua potable, sin luz por las calles, sin carreteras, sin trasnporte público, sin educación pública, sin hospitales, sin bibliotecas, sin pensiones…? Nadie querría ir a peor. Luego para tener todos estos servicios públicos, lo más barato es pagar impuestos. Pero para garantizarlos, tenemos que pagar todos porque a todos nos interesa.
    Mi vida, sin impuestos, sería lamentable. Y en esas condiciones, por imperativo de la esperanza de vida, ya ni existiría. Debemos mucho todos a los impuestos, aunque algunos no se den cuenta.

  3. Muy cierto lo que dices Marta, poco más puedo añadir, muy poca gente es consciente de lo que le repercute en su persona, en su vida cotidiana, ese pago de impuestos y en gran parte es culpa del estado, que nuca se ha preocupado en mantener informados a sus ciudadanos de en que gasta ese dinero, y de que forma le beneficia día a día, y al final la gente se queda con las noticias de los escándalos que salen en prensa, con el famoso “y para esto pago impuestos??!!” sin darse cuenta del resto, también es verdad que muchas veces los poderes públicos no han estado muy acertados con sus campañas, como la ya famosa de metro de Madrid, que causa casi más rechazo que otra cosa.

    También sería un ejercicio curioso intentar calcular el ratio entre impuestos pagados / impuestos revertidos a un ciudadanos o grupo de ellos, pero sería un cálculo casi imposible, con muchas variables y tendría que ser de una forma muy general, pero creo que mucha gente se sorprendería, sobre todo, y esto es una impresión personal, que los que más se quejan posiblemente sean los más “beneficiados”, porque en el fondo es uno de los instrumentos más importantes de igualdad y cohesión social de la sociedad.

  4. Entre el blanco y el negro existen matices. ¿Cero impuestos? , por supuesto que no pero en primer lugar hay que matizar cuales son justos y quien los debe pagar. Si vendes tu piso has de pagar el Impuesto de trasmisiones patrimoniales ¿porque? de donde se han sacado ese impuesto? ¿y el de sucesiones, eso es justo? ; Si haces una obra en tu casa has de pagar ¿ y eso porqué? . Y por otra parte los impuestos en su mayoría deberían ser indirectos (para los que son jóvenes que sepan que antes no se hacía declaración de renta y se vivía tan bien como ahora). El que usa el coche que pague por lo que ocasiona, al igual que el que usa la autopista que la pague él pero no los demás. Naturalmente la sanidad, ejército, etc tiene que pagarse entre todos. Y por último si se pagasen menos impuestos (directos) habría menos evasión fiscal y el dinero estará aquí, produciendo.

  5. Yo lo que no entiendo es una cosa. Inicialmente se crearon los impuestos para crear una infraestructura. Y digo yo, si la infraestructura está creada, y mantenerla cuesta 10 veces menos de lo que costó el crearla, porque no pagamos ahora 3 veces menos impuestos??? PUes muy sencillo, resulta que éste país está lleno de ladrones, que se llevan lo que sobra, o que simplemente, inventan algo nuevo en que gastar lo que sobra, en vez de repartir lo que sobra para que no se malgaste. Imaginemos una comunidad de vecinos, en la que de las cuotas, y una vez finaliza el año, sobre ‘demasiado’ dinero. Si al final, el dinero sigue en la cuenta, poco a poco irá desapareciendo.
    En cuanto al recibo del agua te diré que la empresa del agua obtiene beneficios, tú pagas tu recibo, pero no tiene motivo alguno el que la MITAD del recibo sean impuestos, para qué se usa ése dinero si la empresa del agua debe mantener sus infraestructuras???
    Y del recibo de la luz, tambien ide de lo mismo, porqué tengo yo que pagar las inversiones en renovables de inversores privados con mis impuestos?? acaso ellos me dan mi parte de sus beneficios???
    No estoy de acuerdo con tu artículo por todo lo que he expresado anteriormente. Se podría vivir pagando MUCHOS menos impuestos, el problema es que la ‘bola de ladrones’ que hay en éste país viviendo del cuento es tan grande, que es muy difícil echarlos.
    1saludo.

  6. Hace muchos años se pagaban menos impuestos y aún así se construyeron las infraestructuras necesarias para todos, con los años se mejoraron, también la Sanidad. Todo lo anterior ya se pagó en su dia, por lo que el ‘MANTENERLO’ hoy en día cuesta muchísimo menos, y eso cuando se mantienen, porque lo que es mantener yo no veo que se mantenga mucho el asfalto en las ciudades, más bien lo único que hacen los aytos. es dar permisos a empresas terceras para que perforen las calles y hagan remiendos que después, tapan mal. En cuanto a lo que dices del agua, la pagamos y con creces, porque en un recibo del agua de 60 euros se pagan 35 euros de impuestos, UNA VERDADERA LADRONADA. Y qué decir del recibo de la luz!!!, en el que el 50% son impuestos.
    Para mejorar lo anterior es mejor que los servicios los den empresas privadas, seguro que si hubiese un concurso aparecerían empresas interesadas en forrarse como longanizas, empresas a las que no habría que subvencionar. Lo mismo con el agua. Y todos nos ahorraríamos más del 40% de lo que pagamos por lo mismo hecho con empresas públicas.
    Que ha cambiado?? El número de ladrones y chorizos que están chupando del bote tanto en Ayuntamientos como en estamentos superiores, y eso: NO LO PODEMOS PERMITIR LOO CIUDADANOS, caiga quien caiga.
    1saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: