sociologiafiscal

¿Realmente sabemos cuánto cuestan los servicios públicos y prestaciones?

In Gasto público on 27/12/2011 at 08:50

Últimamente, y con la “excusa” de la crisis, veo a muchas personas de mi alrededor quejándose del pago de impuestos, de las subidas de los servicios públicos (ej. metro de Madrid y su “polémica” publicidad “Más por menos“), o poniendo en entredicho el copago.

Y yo me pregunto, en realidad: ¿Sabemos cuánto cuestan las cosas?, ¿sabemos “lo que vale un peine”?. Estamos muy mal acostumbrados a una bonanza económica que nos ha hecho vivir, aunque de forma ficticia, muy por encima de nuestra capacidad económica. Y ésto, trasladado al ámbito de lo público se ha transformado en los últimos años en “café para todos”. Cuando se incrementaban las ayudas públicas, se extendían las redes de alta velocidad, se quitaba alguna figura impositiva, o bien se incrementaban los tramos de autopistas…. nadie parecía quejarse del dispendio o extensión desmesurada del gasto público, ¿y ahora qué?.

Cuando se pregunta a los ciudadanos sobre la posibilidad de subir impuestos o crear nuevos como la “fiscalidad verde” la mayoría se niega a ello (véanse los datos del último capículo del Barómetro Fiscal del IEF de 2009). Pero desde mi punto de vista, la gente se niega por el mero hecho de no tener que pagar más pero no habiendo reflexionado qué supondría esa mayor o nueva recaudación (qué consecuencias positivas podrían revertir para ellos mismos, incluso). Y menos aún reparan en la concienciación con el medio ambiente que determinadas medidas impositivas supondrían, o los efectos positivos para el medio ambiente de las mismas o incluso para la propia redistribución de la riqueza (¿acaso todos podemos pagar el gasto de un coche?, ¿las empresas más contaminantes no deberían de pagar por ello?, ¿el IVA en artículos de lujo o impuestos especiales no debería ser mayor?). Es sólo escuchar subida de impuestos y decir: “¡NO!”… ¡reflexionemos un poquito antes de criticar y negarse, por favor!!!.

La factura sanitaria que se entrega ya en algunas CC.AA. como en Andalucía o Madrid cuando se pasa por el médico a título meramente informativo, es sin duda una medida exitosa para el conocimiento y concienciación de cuál es el coste real de las cosas y habitualmente, ¡los ciudadanos que las reciben alucinan de su elevado coste!!!.

Aunque no cuento con datos actualizados (son datos de 2008), a continuación os presento el COSTE de algún servicio o prestación pública para que nos demos cuenta que ¡las cosas públicas no son gratuitas! (aunque muchas veces nos lo parezca):

1 Km. de autovía viene a costar entre 4 y 5 millones de Euros, dependiendo de la orografía del terreno.

–  Coste medio por paciente hospitalizado: 3.773€

– Cuantía media de una pensión de jubilación: 918 €

– Operación apendicitis: entre 2.340 y 5.238 € según diagnóstico y complicaciones.

– El gasto medio por alumno es de 5.283€/año (media entre los diferentes niveles formativos).

Por todo ello, considero que es importante reparar en el coste de las cosas públicas pagadas con el esfuerzo de todos, y reflexionar sobre si, aunque nos “duela” en los bolsillos, nos compensar seguir pagando o tener que sufrir privatizaciones por insostenibilidad ante una sociedad cuya pirámide de población se invierte, los datos de desempleo crecen galopantemente y el fraude fiscal se extiende.

Anuncios
  1. Antes de nada, me ha encantado el post. Muy buen tema y bastante espinoso.

    En cuanto a la reflexión a si debemos seguir pagando o debemos privatizar por insostenibilidad me parece que hay que remarcar que si se privatiza lo que es insostenible es porque se hará lo necesario para hacerlo rentable. Entonces la discusión para mí está no en privatizar o no, sino en servicios y prestaciones para todos o solo para quien los pueda pagar…ya que el estado tambien puedría cobrar por los servicios como cualquier empresa privada.

    Dices que la operación de apendicitis puede costar hasta 5.000 euros…pues el cáncer ya mejor ni decirlo… de hecho los hospitales privados no suelen tratarlo, prefieren derivarlo a los públicos porque no es “rentable” (lo que yo entiendo como que no hay ni un 1% que lo pueda pagar). La opción de privatizar ser reduciría, a mi modo de ver a externalizar lo rentable y que todos pagásemos lo que no lo es.

    Los costes son muy claros pero los beneficios de las políticas sociales son muy difíciles de medir, a mi modo de ver, ya que hay una gran parte de los beneficios que son “ocultos”, por lo que el debate para mí no debería ir tanto en lo económico. Considero que debería girar más entorno a los social y lo moral.

    Me parece que la concienciación de lo que cuestan las “cosas”, no solo los servicios públicos, es importantísima. Hemos perdido gran parte de la capacidad de valorar lo que tenemos debido a que nos parece que ahora todo está incluido en los impuestos que pagamos y que por lo tanto podemos hacer un uso desmedido, hay barra libre. Es la falta de este civismo la que nos lleva a colapsar servicios públicos de manera innecesaria. Como la reeducación ya la intentó Mao y no funcionó, me parece que es necesario establecer un copago en ciertos servicios, no para que se sufraguen sus costes, sino para desincentivar el uso desmedido. Este copago, a mi modo de ver, totalmente necesario, no significa “tu pagas la mitad y yo la otra mitad”, se puede hacer progresivo, según tratamientos y personas…

    En cuanto a la educación universal me parece fundamental para mantener la democracia. La igualdad de oportunidades parte de ahí, ¿como justificaré un sistema en el que todos somos iguales si ya estamos predestinados a ser agricultores porque nuestros padres no tienen dinero para pagarnos la escuela?

    En resumen, el sistema americano en el que si no tienes dinero te mueres o de cáncer o de tonto (ya se encargarán ellos de que el dinero que tengas sea suficiente como para no pagartelo por no ser lo suficientemente pobre) no me parece la opción. Creo en una sanidad y una educación universales, me parece imprescindible pero me parece que la debemos proporcionar de una manera más eficiente e implantar mecanismos que corrijan las deficiencias existentes.

  2. está claro que los servicios públicos son finitos y deben gestionarse correctamente, pero antes de recortar por ahí (castigándonos a todos), habría que reducir gente que sobra en toda la administración (enchufados, puestos sin sentido, …) además de ser 100% transparentes con los presupuestos y saber dónde se gasta todo. La Generalitat Catalana (por poner un ejemplo) no puede recortar todo lo que se le ponga por delante y luego ponerse a sostener artificialmente empresas “catalanas” como Spanair (que resulta ser Balear en origen).

    Recortar cuando no quede más remedio y, por supuesto, USO RACIONAL POR PARTE DE LOS USUARIOS, que en España nos gusta todo lo gratis aunque no lo queramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: