sociologiafiscal

Los efectos del fraude fiscal más allá de la crisis

In Fraude Fiscal on 02/12/2011 at 08:30

Y si Hacienda somos todos, ¿quién es usted?”. Siempre recuerdo con una sonrisa esta frase con la que terminaba su redacción un niño de primaria que resultó ganador del Concurso de Redacción “Carta a un defraudador” (iniciativa desarrollada dentro del Programa Nacional de Educación cívico-tributaria).

Sin duda, llegar a asimilar la famosa frase “Hacienda somos todos” cada vez es más complicado en un momento económico en donde el Estado de Bienestar parece diluirse y en donde los ciudadanos cada vez confían menos en la gestión del gasto público (¿qué hacen con mi dinero?) como contrapartida a la obligación democrática del pago de impuestos.

Y lo peor de todo, desde mi punto de vista, es que parece que los avances que habíamos hecho en materia de conciencia fiscal y rechazo al “defraudador” están involucionando a raíz de la crisis. No sólo existen efectos económicos del fraude fiscal, sino también los psicológicos y sociológicos de “contagio” que quizás sean más perecederos en las mentes de los ciudadanos, y por tanto a posteriori más difíciles de reconducir.

En el avance de resultados del último estudio de Opinión pública y Política fiscal (Centro de Investigaciones Sociológicas) se pregunta a los encuestados (pregunta 18) sobre el “grado de aceptación de una serie de comportamientos defraudores”: personas que trabajan y cobran el desempleo; personas que fingen una enfermedad para cobrar una baja laboral; personas que utilizan recetas de un/a pensionista para conseguir medicamentos gratuitamente; etc.

¿Acaso es menos punible el hecho de defraudar por estar viviendo una fuerte crisis económica?; ¿qué opinión merece para tí una persona que se jacta de evadir impuestos?; ¿el hecho de que otros no paguen nos da derecho a nosotros a eludir nuestra obligación democrática de contribuir al bien común?.

Una vez más, os animo a reflexionar y a participar… ¡se abre el debate!.

Anuncios
  1. Desde luego que no es menos punible en tiempos de crisis. Si entendemos la fiscalidad desde un punto de vista formal. La disciplina fiscal debe ser la misma en crisis como en bonanza, porque lo importante es la legitimidad del sistema. Ahora, si mantenemos una visión sustantiva centrada en la pertinencia de los tributos según ciclo económico, sería posible relajar el seguimiento del fraude fiscal, pero avocaría al fracaso al sistema. Dicho esto, en época de crisis lo que se necesitan son ejemplos de disciplina fiscal empanzando por la clase política.

  2. Igual que David, yo también creo que el fraude fiscal no es menos punible en época de crisis que en época de bonanza, pero debemos ser pocos los que pensamos así. Y encima, somos una minoría casi silenciosa, porque a quienes se oye es a los que se jactan de no pagar lo que les toca. Recuerdo que en época de vacas gordas, gentes bien acomodadas presumían de lo que evadían, eso sí, previo pago de jugosa factura a su asesor fiscal que, a su lado, y echando mano de tarjetas para repartir a la concurrencia, sonreía con falsa modestia: “… antes de que se lo lleve el diablo…” No es la crisis. Es una actitud.

    Es que, tal como decía Marta Fernández-Cuartero en otro apartado, aquí, igual que en otros países principalmente del sur de Europa, no entendemos normal el hecho de pagar impuestos. Si el Estado es de los ciudadanos, entre todos debemos financiarlo con arreglo a lo estipulado en las leyes que votan nuestros representantes legítimos. Pero no lo vemos así. Debe ser que, mientras que en los países norteños tuvieron sistemas políticos donde la gente se sentía más o menos representada, y pudieron ponerse más o menos de acuerdo en unas metas colectivas, en el sur no hemos conseguido sacudirnos nuestro complejo de súbditos. Y, claro, nos sale el reflejo del “listo” que se las apaña para engañar “al que manda”. Cosa nada rara si pensamos que en Grecia, Portugal y España padecimos dictaduras hasta finales del siglo pasado, que a Irlanda, que no está precisamente en el sur, todavía le duele la dominación británica, y que ni siquiera tras la última guerra europea se consiguió cerrar la fractura política y psicológica de la sociedad italiana. O sea, que nos está costando incorporar actitudes de ciudadanos.

    De manera que, ante esta crisis, no me extrañaría que reaccionáramos con lágrimas de cocodrilo por el magro Estado del Bienestar, que apenas habíamos empezado a tocar con la punta de los dedos. Poca convicción y mucha resignación. Incluso puede que un punto de alivio ¡Finalmente van a dejar de dar la lata! Tendremos los servicios públicos que nos podamos permitir: tendremos poco, pero pagaremos poco. O sea, lo de siempre, perdidos los sueños de mayor cohesión social, igualdad de oportunidades y tontunas semejantes que les salen por un pico a los pillados de siempre ¿O pensáis que estoy siendo demasiado pesimista?

  3. Un 14% (aprox.) de los parados oficiales en España viven de esto.

    Habría que diseñar un modelo de transición a una sociedad solidaria y que haga disminuir este fraude social. ¿Cómo hacerlo? Pues no lo sé, supongo que haciendo una mezcla de medidas punitivas y medidas para premiar el buen comportamiento.

    Para eso imagino (y espero) que hay expertos que dedican su talento y su tiempo a pensar sobre el tema. El problema es que está muy imbricado en los sentimientos y la forma de vivir de mucha gente, incluidos altos cargos, políticos y últimamente (¿sólo?) la casa real.

    Al final, lo de siempre, hasta que no empecemos por nosotros mismos y por la gente en la que podemos influenciar a través del consejo y la educación, pues no llegaremos a nada. En cualquier caso, supongo que estamos mejor que hace años, y que se trata de un proceso lento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: