sociologiafiscal

¿Hacia qué tipo de Estado de Bienestar queremos dirigirnos?

In Uncategorized on 18/11/2011 at 08:30

La política tributaria consiste en usar los impuestos, junto con otros instrumentos fiscales, para logar los objetivos económicos y sociales que se desean promover. Y por tanto, en un Estado social y democrático de derecho como el actual, los programas de gasto público son los que determinan tanto el grado de presión fiscal (cuántos impuestos pagar), así como los rasgos y características de las diferentes figuras impositivas.

Sin embargo, no cabe duda de que todo sistema tributario se encuentra en reforma permanente, en la medida que depende de la propia estructura productiva del país, de su estructura social y de las decisiones políticas de la clase política gobernante. Hoy en día nos encontramos inmersos en una fuerte crisis económica, contamos con altas tasas de desempleo (21,52%,según datos del 3erT de la EPA) y sufrimos necesidades de recorte del gasto público, todo lo que supedita claramente las decisiones políticas en materia tributaria.

La eficiencia de toda política tributaria depende principalmente del funcionamiento de la propia Administración Tributaria, así como del grado de cumplimiento de las obligaciones tributarias entre los contribuyentes. Actualmente parece criticarse el funcionamiento de la AEAT como gestora de esta política tributaria (sobre todo por su ineficacia a la hora de luchar contra el fraude), así como se está produciendo una mayor resistencia fiscal entre los ciudadanos (aumenta el fraude).

Parece que hasta el momento el sostenimiento del actual sistema se justificaba en la medida de que la mayoría teníamos un puesto de trabajo y la presión fiscal era “manejable” porque no existía mucha resistencia al cumplimiento.  Sin embargo, vivimos una nueva situación económica, política y social muy diferente a la que vivíamos cuando el sistema fue diseñado, por lo que parece necesario replantearse uno nuevo en el que se reequilibren las vías de recaudación y/o se reestructuren los programas de gasto público. ¿Tan sólo cuando nuestra economía, nuestro empleo y nuestra política se desestabiliza nos planteamos cuántos impuestos pagamos y para qué los estamos pagando?, ¿acaso no es ahora cuando es más necesario ser “solidarios” para salvaguardar el actual Estado de Bienestar?.

Con las elecciones del 20-N a la vuelta de la esquina, parece oportuno escuchar cuáles son las propuestas económicas, entre ellas las tributarias, que hacen los diferentes partidos políticos. Para ello os propongo que leáis este artículo en donde el GESTHA (Sindicato de Técnicos de Hacienda) las explica.  ¿Os convence alguna en particular?, ¿subimos impuestos para recaudar o los bajamos para incentivar el consumo?, ¿creéis que supondría algún riesgo para un país en crisis bajar los impuestos siendo su principal vía de recaudación?.

En definitiva, la pregunta principal que habría que plantearse es: ¿hacia qué Estado de Bienestar queremos dirigirnos: salvaguardar el actual; reducirlo a los servicios públicos y prestaciones sociales básicas (sanidad/educación/serv sociales); o bien tender hacia una mayor privatización?. Sin duda esta reflexión es básica a la hora de poder opinar sobre cuántos impuestos estamos dispuestos a pagar y cómo distribuir el gasto público.

¡Espero vuestros comentarios!!

Anuncios
  1. Desde luego la solución no es subir impuestos, y si ir paulatinamente bajándolos en la medida que han subido por encima de la media en estos últimos ocho años. Tenemos un presión fiscal insoportable e inadmisible para la clase media española que vive de su nómina.

    Pero con la bajada de impuestos se hace necesario una mayor racionalización y eficiencia de las políticas de gasto.

    No podemos seguir manteniendo partidas de gasto ineficientes. Por ejemplo cero subvenciones a sindicatos, mantenimiento de liberados sindicales, subvenciones a partidos, confederaciones de empresarios… suprimir multitud de de institutos y fundaciones tanto municipales y autonómicas a todas luces innecesarias y prescindibles, congelación de convocatorias de empleo público y eliminación de todos los puestos de designación digital y no mediante oposición. Si la mayoría de las empresas han reducido sus puestos de trabajo no es lógico que la administración los hay aumentado en 300.000 durante los años de crisis, por tanto se hace necesario ya. Supresión de diputaciones, agrupación de ayuntamientos y dejar que las economías de escala funcionen en la administración, si es mas eficiente, presta un mejor servicio y encima nos sale más barato ¿Por qué no dejar que una competencia vuelva al Estado?

    Con todo lo expuesto no he hablado nunca de reducción de las partidas dedicadas a sanidad, pero no me importaría si se redujeran en educación. Somos el país con mas Universidades públicas por metro cuadrado. En Murcia sin ir mas lejos tenemos 3 para 1.400.000 habitantes. Creo sinceramente que sobran dos, con una y buena tendríamos suficiente. Si existen las otras dos son por cuestiones exclusivamente políticas y no hay otro motivo.

    La curva de leffer ha demostrado su eficacia, bajada de impuestos suponen incrementos posteriores del PIB, pero en esta crisis es necesario que el crédito vuelva a las empresas y particulares para reactivar nuestra economía, mientras que la administracion no se conciencie de que deben de ajustarse esto no sucederá.

    Muy bueno tu articulo y el blog. Añadido a mi Reader. 🙂

  2. Empezando por el final de la introducción de María, el Estado del bienestar deseable es el máximo que se pueda alcanzar, partiendo del que se había logrado en España, con mejoras en su aplicación y eficientemente gestionado por el Estado central, al menos, en sanidad, educación y servicios sociales, a fin de preservar la igualdad de derechos sociales entre españoles que exige la Constitución. La idea de que este Estado del bienestar avanzado que hemos conseguido se pudiera desmontar me parece inasumible, pues ello supondría que España se ha desintegrado por completo como Estado y ya no rige la Constitución. En cuanto a reducirlo, antes de plantear recortes en las prestaciones sociales tendrían que desaparecer muchos gastos públicos innecesarios, superfluos o simplemente prescindibles. Cuando se produce una catástrofe fortuita o una guerra, la penuria y los sacrificios se asumen como inevitables, pero está por ver hasta dónde aguantaría la sociedad española un retroceso en su bienestar a consecuencia de los manejos de quienes se enriquecen a costa de nuestra destrucción.

    La cuestión sobre si es preferible subir o bajar impuestos depende de los impuestos de los que estemos hablando. Habría que preguntarse cuál es el tipo real que pagan las grandes empresas, o las grandes fortunas o los contribuyentes en módulos o cuánto nos está costando la especulación financiera. Si hablamos de esto, considero que sí hay que subir los impuestos. Pero si hablamos de las rentas del trabajo, de los asalariados, del IRPF, es decir, de los impuestos que pagan las capas medias de la sociedad, las que existen precisamente porque hay un Estado del bienestar, sería tan injusto subir el impuesto como desastroso para el ya maltrecho consumo de los bienes y servicios que no son de superlujo.

    Por lo que respecta a la eficacia de la Agencia Tributaria en la lucha contra el fraude, como ya he comentado en otra sección de este blog, no hay Administración tributaria que pueda costearse un detective fiscal detrás de cada obligado tributario (sobre todo, si se sigue recortando empleo público), por lo que es imprescindible crear una conciencia fiscal y cívica en la sociedad, que resulta a la larga una forma más eficaz, más barata y más limpia de combatir el fraude que la necesidad constante de medidas de represión. Y cuanto antes se empiece, antes se notarán los efectos. Pero no creo que se avance mucho ni en esa dirección ni en ninguna otra si reduce el gasto en educación, porque, aunque no lo diga la curva de leffer, es palmario que las sociedades que invierten en educación prosperan, y no sólo económicamente.

  3. En el caso concreto de la pequeña-mediana empresa y de sus empleados y colaboradores veo la subida de impuestos como un incentivo para aumentar el porcentaje de fraude.

    Desde mi experiencia como pequeña empresaria, muchas veces ahogada, veo necesaria la instauración de mecanismos REALES que no nos incentiven a divagar sobre la evasión fiscal… En ejemplos concretos y sencillos, si el pago de varias factura se retrasa varios meses, cómo voy a pagar cantidades desorbitadas de IVA no ingresado?

    Empezar como autónomo y tener una carga fiscal que presione más que sobrevivir en el día a día no alienta para nada, primero el empleo y segudo la educación en contra del fraude. De verdad alguien cree que la preocupación de un autónomo es cotizar y pagar impuestos en lugar de pensar en sobrevivir?

    Está claro que debe existir una educación contra el fraude, pero esta no arraigará en la ciudadanía si no existe una autocrítica del estado y el establecimiento de nuevos modelos de creación de empresa y empleo.

  4. La realidad de cada cual en tiempos difíciles es una perspectiva a menudo imperiosa, que se opone con éxito a ideas más amplias. Pienso también en las personas que tienen que afrontar con un sueldo modesto la hipoteca, el cónyuge sin trabajo y los gastos de supervivencia de la familia, quizá con algún anciano dependiente. Hace años podría haber sido un ejemplo rebuscado, pero hoy conozco varios casos en mi entorno. Seguro que a estas personas no les preocupa tampoco pagar los impuestos, pero no tienen opción, porque directamente se los detraen de su sueldo o de su pensión.

    Considero que pagar los impuestos que corresponden no debería ser una opción voluntaria para unos y una obligación impuesta para otros, sino un deber asumido por todos con la misma presteza con que se asume el derecho a servicios y prestaciones que precisamente se deben financiar con esos impuestos que unos pagan y otros no. Ello, aunque haya normas fiscales con las que se discrepa, como ocurre con otras normas y decisiones de los poderes públicos sin que los ciudadanos nos planteemos por ello incumplirlas. Vivir en sociedad, convivir en una sociedad democrática exige respetar las reglas comunes y, si se está en desacuerdo, tratar de cambiarlas por los medios legítimos adecuados.

  5. […] Día a día y conforme más se agudiza la crisis económica en nuestro país, los ciudadanos españoles no aferramos cada vez más al “ensalzamiento de lo público” y a la “demonización de lo privado” en cuanto a la gestión de los servicios públicos y prestaciones sociales se refiere. Vuelvo a plantearos que reflexionemos sobre aquél post de mis primeros días de andadura como bloguera, en donde os planteaba “¿Hacia qué tipo de Estado de Bienestar queremos dirigimos?“. […]

  6. […] Día a día y conforme más se agudiza la crisis económica en nuestro país, los ciudadanos españoles no aferramos cada vez más al “ensalzamiento de lo público” y a la “demonización de lo privado” en cuanto a la gestión de los servicios públicos y prestaciones sociales se refiere. Vuelvo a plantearos que reflexionemos sobre aquél post de mis primeros días de andadura como bloguera, en donde os planteaba “¿Hacia qué tipo de Estado de Bienestar queremos dirigimos?“. […]

  7. […] Día a día y conforme más se agudiza la crisis económica en nuestro país, los ciudadanos españoles no aferramos cada vez más al “ensalzamiento de lo público” y a la “demonización de lo privado” en cuanto a la gestión de los servicios públicos y prestaciones sociales se refiere. Vuelvo a plantearos que reflexionemos sobre aquél post de mis primeros días de andadura como bloguera, en donde os planteaba “¿Hacia qué tipo de Estado de Bienestar queremos dirigimos?“. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: